La falta de un sistema de drenaje ha provocado que la ciudad de Juliaca flote en medio de un charco de indiferencia por parte de las autoridades que no hacen nada para solucionar esta problemática que ya tiene varios años. Varias calles se encuentran anegadas y son las mismas empresas de trasporte quienes tienen que recurrir a lastres para rellenar los lodazales que se forman por la lluvia. Pero el caso más alarmante es el del hospital regional, Carlos Monge Medrano, que se encuentra prácticamente cercado por el agua y la desidia, generando una situación de riesgo para la vida de los pacientes.

El hospital cuenta con una sola vía de acceso que ha sido tomada por el agua de la lluvia que imposibilita el traslado de los pacientes. En una situación de emergencia esta problemática podría provocar la muerte de los usuarios que diariamente asisten a este importante centro de salud.
Miriam Rodríguez, encargada de la unidad de Epidemiología del hospital, manifiesta que este problema se genera año tras año cuando caen las lluvias y la ciudad no cuenta con un sistema de drenaje, debido a que la obra se encuentra entrampada.

“Este año tenemos solo una vía de acceso al hospital debido a que la otra vía se encuentra cerrada. Todos los años planteamos al alcalde pero nada. La solución para el hospital Carlos Monge Medrano es que se construya un sistema de drenaje, de lo contrario los trabajadores del hospital tendremos que entrar en bote”, comenta.
En algunos sectores el agua acumulada alcanza una altura de 50 centímetros, generando incomodidad en los pacientes que tienen que recurrir a sacos de tierra para poder cruzar.
En medio de esta desidia, la población ahoga sus esperanzas y desgasta su salud.

fleming
inmobiliaria

Edición digita

Publicidad