Puno. El robo de 30 cabezas de ganado ovino a causado el incesante llanto de una anciana quien se gana la vida siendo pastora.
Paula Velásquez Catari (67), es la pastora quien acudió a los detectives de la Sección de Investigación de Delitos (SID) para denunciar el presunto abigeato.

.
Según la agraviada, el último martes en la tarde, ella pastaba sus casi 200 ovejas por los pastizales de Toncco Pampa cuando de pronto habría sido interceptada por la persona de Valeriana Velásquez, principal sospechosa del hurto de las ovejas.

.
Paula contaba a la policía que extrañamente escuchó el llanto de algunas ovejas y que ayer en la mañana decidió contar sus ovinos dándose con la ingrata sorpresa de que faltaban 30.

.
“He contado solo los grandecitos, no sé si estarán completos los más pequeños. Yo vivo sola, no tengo familia, vivo pastando mi ganadito…”, dijo entre sollozos la longeva.

.
Los detectives hicieron un largo viaje por caminos dificultosos demandándoles casi dos horas para llegar al lugar de donde habrían hurtado las 30 ovejas.

.
Los agentes del orden hicieron el acta de constatación y demás diligencias pertinentes. La víctima, esta vez anotó que el valor de cada oveja oscilaría en 100 soles, sumando un valor de más de 3 mil soles lo perdido.

.
La anciana en medio del intenso frío, agradeció a la policía por su labor y prosiguió su largo caminar para alcanzar al resto de su ganado que se ubicada en lo alto de unos cerros. La policía viene investigando el caso para dar con el paradero de los presunto autores del delito.

fleming

Edición digita

Publicidad