Tacna. Tras realizar un paciente trabajo de inteligencia personal de la Policía Judicial logró la mañana de ayer la captura de Luis Orlando Caján Gil (65), denunciado en el 2010 por haber ultrajado sexualmente a un menor de 8 años, por lo que fue sentenciado con pena de cárcel el año pasado.

.
El sujeto se encontraba con orden de captura vigente por delito contra la libertad sexual (violación) y formaba parte de la lista de los más buscados por la Policía Nacional.

.

OPERATIVO Y CAPTURA

.
Las diligencias iniciaron a las 05:00 horas de ayer. Según se conoció, los agentes de la Policía Judicial estuvieron indagando durante días sobre el paradero de Caján, y es así que ayer montaron un operativo en el cruce de la Av. Circuvalación y la prolongación 2 de Mayo, muy cerca del grifo Texas, luego de obtener información de que en el sector se escondía el sujeto.

.
A las 11:45 horas Caján fue intervenido en un vehículo de placa chilena GR.KP.97, conducido por Luis Colque Burgas, quien indicó que se encontraba de visita en Perú para asistir a un matrimonio.
El detenido señaló que vivía en la casa de una hija en Para Chico. Caján Gil fue llevado a las oficinas de la Policía Judicial para las diligencias.

.

SONADO CASO

.
El hecho salió a la luz el 3 de diciembre de 2010, cuando el expolicía y “supuesto” pastor mormón Luis Caján Gil, natural de La Libertad, fue detenido en su vivienda en la Asoc. San Pedro San Pablo del distrito Alto de la Alianza tras ser acusado por la ciudadana Yovanna S. de haber violado a su hijo de 8 años en el colegio adventista El Faro, del que era alumno.

.
La madre del niño contó que este fue ultrajado en varias ocasiones por el sujeto aprovechando su condición de “pastor”. Tras los exámenes de medicina legal se confirmó el abuso sexual.

.
En aquel entonces el acusado fue recluido en el penal de Pocollay, pero fue absueto en diciembre de 2011. Posteriormente, en segunda instancia, fue sentenciado a cumplir pena de cárcel, y desde entonces estaba prófugo.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral