En una edición anterior informamos que el director ejecutivo del Proyecto Especial Lago Titicaca (PELT), Adán Quisocala Ramos, habría usurpado funciones al elaborar los Términos de Referencia (TDR) para la contratación de niveles inferiores y dispone su inserción en diferentes componentes.
A poco más de dos meses de su gestión, ha descuidado los fines de la institución y el impulso del desarrollo agropecuario por la instauración de una “agencia de empleos” que él mismo la dirige, beneficiando a sus allegados, más que a personal especializado.

Entre los requerimientos de personal que se concretó de manera escandalosa se encuentra la orden de servicio 2145, de fecha 22 de diciembre de 2016, a solo una semana de concluir el periodo laboral del año pasado.
Quisocala Ramos hizo que Rogelio Roger Villalta Ticona sea contratado para la liquidación de obra del “Proyecto de Vacunos San Antón”, por un monto de 31 mil 600 soles, quien en ese pequeño lapso debería entregar la liquidación de la obra, cifrada en más de 2 millones de inversión.

La prisa con se consumó esos servicios hizo que descuidaran algo elemental, que son los topes que estipula la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado (Ley N° 30225). Esta precisa que la contratación directa de personal no debe superar los 31 mil 600 soles, es decir, que no debió llegarse a ese monto. Lo hicieron superando el monto tope, lo cual no está permitido por ley. Este acto irregular es penado por la ley, además de advertirse que para dicho servicio resulta incoherente, pues la liquidación se debe realizar al finalizar el año fiscal; sin embargo la contratación se consuma antes de realizada la liquidación de obra. Aparentemente se armó un tinglado con la finalidad de desviar esos montos de dinero antes que se cierre el ejercicio fiscal.

Pero con esto no se cierran los actos de corrupción, pues la novísima gestión del PELT también contrató con orden de servicio 2134 a José Francisco Terroba Galarreta para asesoría en asuntos legales y administrativos por 3 mil soles. El TDR solicita a un especialista en temas relacionados a sistemas de riego y agropecuario, sin embargo en el perfil requerido es para un médico veterinario. Además, las actividades solicitadas corresponden a las funciones del jefe de meta, por lo que se advierte una duplicidad de gasto en dos profesionales para realizar una misma labor.
Bajo estas oscuras modalidades contrataron a Franz Zirena Vilca a 4 mil soles para Asesoría en Temas Administrativos, emitida el 28.11.2016 y cuyo registro de ingreso del servicio a la entidad (Hoja de Ruta) es del 13 de diciembre de 2016; sin embargo, obtiene la conformidad del servicio el 9 de diciembre, firmado por el responsable de USAG ,José Mamani Puma.
Todas estas contrataciones configurarían el delito de colusión desleal porque quien requiere el personal no es el funcionario idóneo y además se entrega conformidad antes de la entrega del servicio.

vitplanet

Edición digita

Buscas casa

Publicidad