Cerro Colorado. Cuando llegamos, Carmen Apaza estaba buscando su carretilla y otras herramientas que le permiten moldear el sillar. Tenía las esperanzas de encontrarlos tapados por algunos escombros, pero perdió las ganas de buscarlos, era casi imposible dar con ellos.

.

El huaico que corrió sobre la torrentera de Añashuayco, el último viernes, no solo se llevó las casas de algunos pobladores de la vía 54, en Cerro Colorado. Sino también enterró las herramientas de 90 canteros de la quebrada Pampa La Estrella, Virgen del Rosario y Chachani, en la Cantera de Añashuayco.

.
Los escombros y lodo taparon más de un metro el área de trabajo de los artesanos y ha obstruido el ingreso de los vehículos para sacar el material.

.
Cuando Carmen buscaba su carretilla, uno de los maestros artesanos, Julián Tula, recorría los escombros: él no buscaba sus herramientas, solo quería ver la magnitud del desastre. “Está peor que todos los años, hace como 9 años no ocurre esto, siempre era poco pero ahora qué habrá pasado”, se preguntó.

.

.

.
Julián tiene 69 años, y está en este oficio hace 50. Contó que su jornada laboral inicia desde las 7 de la mañana hasta las 4 de la tarde. Recuerda que el viernes se fue como todos los días y no pudo ver cuando cayó el huaico, pero algunos de sus compañeros que se quedaron hasta tarde lograron observar todo, solo ellos rescataron sus herramientas.

.

Mientras hablábamos, su compañero Rufo Cuno labraba desde lo alto de un cerro de sillar atado con una soga. “Él no trabaja ahí, pero como la tierra a tapado todo ha tenido que ir a otro sector por mientras, sino no trabaja”, cuenta Julián.

.
Al fondo de la primera pista, por donde entran los carros, estaba Fortunato Guerrero, un maestro artesano con 22 años de experiencia. El día del huaico él dejó 50 sillares listos para ser recogidos y vendidos, pero al día siguiente no halló nada.

.

Solo había perros muertos, neumáticos, restos de edificaciones y basura arrastrada por el agua. Los 50 sillares eran el trabajo de una semana. “A uno de mis compañeros también le pasó lo mismo, pero solo se llevó 15 sillares, menos mal que él, un día antes, ya había vendido lo que tenía”, contó. Ahora solo saca algunos pedazos de sillar para venderlos como piedra.

.
Los canteros contaron que la zona afectada antes era plana, y que hace una semana ellos hicieron la limpieza del cauce por donde correría el huaico pero no creyeron que sería de tanta magnitud. “Sabemos que ocurre esto todos los años y cuando pasa nosotros contratamos las máquinas para limpiar, pero ahora está bien complicado y será más trabajo”, dijeron.

.
Pidieron el apoyo de la municipalidad y otras entidades para que los ayuden con la limpieza de escombros y los vehículos ingresen normalmente.

.

inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad