Un verdadero suplicio viven los familiares Clemente Apaza Coari, el minero que fue sepultado por una avalancha en el socavón de la contrata Minera Leal, ubicada en la comunidad de Poquera en el centro minero de La Rinconada. Hasta el cierre de la presente edición se hacen denodados esfuerzos para rescatarlo, sin lograrlo.
Como se recuerda, el último sábado, el finado junto a una docena de compañeros realizaban labores de “cachorreo” en ese lugar cuando un deslizamiento cayó de manera sorpresiva. Apaza Coari llevó la peor parte, sus compañeros salvaron de milagro.

Desde entonces, se armaron brigadas de mineros, serenos y policías para intentar despejar el derrumbe, pero debido a las malas condiciones del tiempo las faenas no concluyeron. Ayer cuando logró casi divisarse el cadáver, nuevamente tuvo que frenarse la tarea.
El acceso al socavón fue cubierto por el alud, dificultando el rescate. Los trabajos intermitentes obstaculizan el avance. Ayer desde la mañana, unos 70 hombres provistos de herramientas y con el apoyo de maquinaria pesada agotaron sus esfuerzos. Todavía en medio de la noche continuaban retirando el mineral.

Los rescatistas creen que si no era en la noche, para hoy podrían llegar a la zona de la tragedia. Esta nota se publica con la necesidad de aclarar ciertas desinformaciones de un periódico local que ayer al mediodía publicó que ya se había rescatado el cadáver.
En tanto, los familiares y compañeros del minero fallecido, exigen la ayuda necesaria para recuperar los restos y darle cristiana sepultura. Además demandan que el la policía y fiscalía afiancen las investigaciones para determinar responsabilidades, pues se cree que los mineros trabajarían en condiciones inadecuadas y sin seguridad.

examen catolica
El Abasto

Edición digita

Canal Universal
Yoga
Via Whatsaap
Anuncia aqui