Miles de nativos del altiplano puneño elevaron sus plegarias a su santa patrona, la Virgen María de la Candelaria, como ellos y su sabiduría lo saben hacer: danzando y exclamando para que la madre naturaleza moje sus campos en algunos lugares y en otros detenga sus torrenciales lluvias.

A las 07:00 horas se rompió el silencio en el Coloso de Piedra, Enrique Torres Belón, y se inició el 53° Concurso de Danzas Autóctonas con la participación de 95 agrupaciones folklóricas, 9 de ellas en calidad de exhibición y una como invitada.

El domingo amaneció despejado y se mantuvo así durante el día. Para las 10:30 horas el gramado sintético comenzó a quemar. Los danzantes, apuraban sus pasos con brincos… para el mediodía cientos de bailarines eran socorridos con quemaduras de tercer grado en los pies. El dolor incendió el frenesí en las siguientes agrupaciones que al son de sus carnavales, wifalas, tonadas costumbristas y ritmos guerreros, esgrimían su devoción a la Pachamama y la Mamita Candelaria.

LLENO TOTAL
Pasado el mediodía, las tribunas se colmaban y dibujaban un espectáculo sin igual. La presidenta de la Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno (FRFCP), Yenny Silva Quispe, resaltó la alta preparación de los conjuntos y el lleno casi total del recinto deportivo. “Podemos ver unos 7 mil a 8 mil espectadores. Estamos revalorando nuestras danzas en peligro de extinción, para ello contamos con el apoyo de las autoridades, del Ministerio de Cultura y de la Unesco”, , tras destacar la presencia de la viceministra de Patrimonio Cultural, Ana Castillo, y la representante en Perú de la Unesco, Magaly Robalino Campos, además de congresistas, autoridades de la región, personalidades, y un vendaval de visitantes.y

inmobiliaria
Velatorio San Jose
Yomax

Edición digita

Velatorio San Jose

Publicidad