Tiabaya. Bajo el puente Bailey, que cruza el río Chili en el sector de Arancota, un grupo de agricultores encontró una bolsa de plástico negra que despedía un olor putrefacto. Dentro estaba el tórax, brazos y muslos -cortados a la altura de la rodilla- de una mujer descuartizada. Pero no tenía las manos ni la cabeza.

.
Los agentes de la comisaría de Andrés Avelino Cáceres fueron alertados del hallazgo por los campesinos hoy por la tarde. Luego, con ayuda de la Policía del 105 retiraron la bolsa del islote hasta la orilla.  Los forenses creen que los restos son parte de las piernas cortadas a la altura del muslo que hallaron el 1 de enero en de la torrentera Los Incas, frente al Centro Comercial Parque Lambramani (distrito de José Luis Bustamante y Rivero).

.

.
La pista más importante que hallaron los forenses es un tatuaje tipo tribal oscuro con la letra Z en medio, entre la espalda y la cadera del cadáver.

.


.

Tras las diligencias, el cadáver fue llevado a la morgue de la ciudad para practicarle los exámenes pertinentes. Por ahora, la única forma de identificar a la mujer es que alguien reconozca el tatuaje de la víctima.

.
Por eso, los agentes del Depincri piden que, si familiares de alguna mujer desaparecida reconocen el tatuaje, acudan a la Oficina de Homicidios de la Policía para identificarla.

.

vitplanet

Edición digita

Buscas casa

Publicidad