Hace 50 años, concursaban 27 danzas entre profanas y religiosas que se agrupaban en danzas del campo y de la ciudad. Las danzas populares de la ciudad sobrepasaban en cantidad a las danzas del campo. Actualmente, gracias a una revaloración de las danzas autóctonas esta cifra se ha equilibrado en los concursos con motivo de la festividad de la Virgen de la Candelaria.

.

En estos días participan bailes como la danza de cazadores, la danza de los agricultores, los ayarachis y los sikuris que son danzas originales del campo. No obstante, existen muchas danzas autóctonas que se encuentran en peligro de extinción. Para el historiador puneño y delegado de la agrupación Centro Cultural Andino, René Calsín Anco, esto se debe a que no hay un trabajo de evaluación al final del evento para encontrar algunas fallas. Por otro lado, hace falta un catálogo para saber cuántas danzas se encuentran en extinción y para tener un plan de acción.

.

Entre las danzas que ya no se bailan desde hace cuatro décadas se encuentran la danza de los conquistadores, que era una parodia a los hispanos. También había una danza en donde se escenificaba la muerte de Atahualpa. Otras de las danzas que están al borde de la desaparición es la de los doctorcitos que estaba dirigida a la clase gobernante, jueces y fiscales.

.

En la misma situación se encuentra la danza de la kullawada que bailaban solo los grandes del imperio del kollasuyo. El investigador sostiene que entre las danzas que ya se han perdido y no se bailan en la actualidad aparecen los morenos y los kusamorenos, que fueron reemplazados por la morenada. También desaparecieron los diablos, danza que dio su origen a la diablada. Estas danzas se bailaban con suntuosos trajes de oro y plata.

.

El Abasto
examen catolica

Edición digita

Yoga
Canal Universal
Via Whatsaap
Anuncia aqui