Puno. Desamparada y sin respuesta alguna, así se encuentra Leonora Larico Quispe, luego de que EMSA Puno le facturara un recibo ‘en corte’ de consumo de agua potable, correspondiente a enero del 2017, con un elevado costo a pagar de S/ 220.18.
Explica la ciudadana que en octubre y noviembre del 2014 no pudo pagar el servicio de este líquido vital -que era un total de solo S/ 4.60- porque se encontraba delicada de salud en la ciudad de Tacna y cuando intentó regularizar esta deuda en vista de que le cortaron el agua y desagüe, le informan que por reapertura tenía que abonar S/ 214 más. “En el 2013 ya me habían cortado el servicio de agua potable… en aquel entonces me cobraron unos S/ 25 por la deuda y la reconexión, pero en el 2014 me indican que a partir precisamente del 2013 la tarifa se había elevado a S/ 214”, dijo.
Larico Quispe reconoció que durante todo ese tiempo no pudo retornar a Puno de Tacna para solucionar su problema, no fue sino hasta diciembre del 2016.
A fines de diciembre del año pasado le realizan la reconexión y le señalan que la deuda con EMSA Puno la cancelará pero en 15 cuotas de 20 soles mensuales y que la primera facturación se efectuará en febrero del 2017, sin embargo el recibo llegó inadvertidamente los primero días de enero con un monto a pagar de S/ 217.11, cuando ni si quiera se registró un mes de consumo de agua potable.
La moradora decide no pagarlo ya que considera que el cobro no está claro, es más, solicita le expliquen pero no halla respuesta ni de EMSA Puno ni de la Sunass.
El último recibo ‘en corte’ que le cursan, asegura la moradora, el monto por reapertura ya no figura sino solo una deuda anterior correspondiente a 1 mes por S/ 217.11.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral