Puno. Con lágrimas en los ojos, la prefecta regional de Puno, Perpetua Taca Yana de 65 años de edad, nuevamente denunció haber sufrido discriminación en las sesiones descentralizadas del Congreso de la República (transportes y educación) que se desarrolló el pasado 4 de febrero en el teatro municipal de Puno.
“Aquel día llegué una hora antes del inicio de la actividad, cuando aún no había público, pese a que me presenté con mi credencial, una trabajadora del municipio de manera despectiva me dijo que los asientos de las primeras filas son para las autoridades, es decir congresistas y regidores, por lo que tuve que permanecer parada casi en todo el evento”, expresó indignada en conferencia de prensa.
Al respecto el alcalde de Puno, Iván Flores dijo que se hará la investigación correspondiente y de ser el caso se aplicará la sanción contra los que resulten responsables.

Edición digita