Puno. Con el rostro lleno de preocupación y temor, así encontramos a doña María Mendoza, de 69 años edad, a quien la Beneficencia Pública de Puno habría mortificado con desalojarla de una de las habitaciones de una antigua casona que se ubica entre los jirones Huancané y Arequipa, de la cual es propietaria esta institución. “La señorita y el abogado me dicen que desocupe para el lunes… mi hija me dice cómo vas a desocupar, yo incluso ya me disgusté con ella, me siento presionada, ya no estoy para pelear”, dijo la humilde anciana.
La hija, Roxana Mendoza, explicó que pese a existir una conciliación, que señala que su madre desocupará el cuarto cuando el resto de personas que moran también en esta propiedad- pero en calidad de inquilinos- también lo hagan, la Beneficencia Pública se empecina en retirar a María.
Agregó que solicitan un tiempo prudencial para conseguir un lugar donde reubicar a la sexagenaria, a quien no enviarán al albergue de Mariano Ignacio Frisancho en Laykakota, a donde propuso llevarla esta institución. “Yo ya averigüé y me dice que en ese lugar no estará bien”, dijo Roxana Mendoza.
LA BENEFICENCIA
Al respecto, la presidenta de la Sociedad de Beneficiencia Pública de Puno, Vivian René Valderrama Zea, además de indicar que el propósito de disponer de este espacio es para albergar a Benjamín, conocido como “Rambo”, negó que al menos su persona haya hostigado a la anciana.
Además, se comprometió con María y Rosa (su hija), frente a los medios de comunicación, que se dará un mes de plazo para que desocupen la habitación, a fin de que consigan un lugar dónde vivir.

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad