La Rinconada. Extraña muerte encontró una humilde comerciante que era el sustento de su familia en el centro poblado La Rinconada.
Al promediar las 7:45 horas de la mañana de ayer, en sus rondas cotidianas, un efectivo del Serenazgo del centro poblado La Rinconada, divisó unos zapatos que sobresalían de una manta de polietileno en una acequia (basural) en el barrio Los Nevados. Al destapar se dio con la sorpresa que la manta cubría el cuerpo de una fémina.
Inmediatamente comunicó del hecho a los agentes de la Policía Nacional de La Rinconada, quienes dieron parte del hecho al fiscal de turno para efectuar el levantamiento del cuerpo y posterior internamiento en la morgue del Centro de Salud de La Rinconada.
RECONOCIMIENTO
Horas más tarde, al promediar las 13:45 horas, como cualquier otro día llegó su hija de apenas 16 años de edad, llevando consigo mercadería para que venda su madre. Al llegar al centro poblado de La Rinconada, lo único que hizo es reconocer el cuerpo de su madre que yacía en la morgue. Al encontrarse con esta ingrata noticia, protagonizó desgarradoras escenas de dolor. En medio del llanto contó que su madre es Catalina Cáceres Ponce (46), natural de la comunidad de Huasacona que pertenece al distrito Muñani – Azángaro. No podía creer de la muerte de su madre, ya que la última comunicación que ha entablado con ella habría sido el último miércoles, donde coordinaron sobre el traslado de las mercaderías. La occisa era una madre soltera y era el único sustento se su familia dedicándose al negocio en el Centro Poblado La Rinconada.
Ella (hija) aún es estudiante de secundaria en el distrito de Muñani y aprovechaba las vacaciones escolares para ayudar a su madre, con el fin de obtener un poco más de ganancias que servirían invertidos en los útiles escolares.

inmobiliaria

Edición digita

Publicidad