Ayer, desde tempranas horas, los familiares de la señora Catalina Cáceres Ponce (46), llegaron del distrito de Muñani (Azángaro) quienes, acongojados y con lágrimas en los ojos, pedían justicia por la muerte de Catalina, quien se destacaba como una madre emprendedora y con ganas de sacar adelante a su única hija.

Sin embargo, al promediar la 1:00 de la tarde una turba de ciudadanos, fueron al domicilio de Cirilo Huaricacha Tutacano (60), a quien lo responsabilizan de cometer el asesinato; el sujeto era su conviviente y se presume que sería el responsable de la muerte de la señora.

Al ser capturado, fue sacado de su domicilio en el jirón Nevado, para luego ser paseado y castigado. Huaricacha Tutacano dio testimonio de lo ocurrido, pero involucró a su hija, identificada como Yesely Huaricacha Sucari (22); a quien también la fueron a buscar hasta su vivienda en el jirón Colombia, a quien la sacaron de su casa, para que dé testimonio de los supuestos actos en los que es involucrada. Ambos fueron paseados por las diferentes calles del centro minero, en donde los familiares exigían justicia por la muerte de Catalina y que las investigaciones se realicen en forma rápida y transparente.

También se le involucró a la mujer de su anterior compromiso de Cirilo Huaricacha, pero al tratar de dar con su paradero no lograron ubicarla.

La policía del centro poblado de La Rinconada, rescató a los intervenidos, uno tras uno, para luego ser internados a la comisaría central, poniéndolos en resguardo para salvaguardar su integridad física; posteriormente se informó al representante del Ministerio Público, para que ordene las diligencias del caso.
La necropsia de ley, está programada para hoy, mientras se espera a los peritos de la ciudad de Juliaca.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral