Desaguadero. Zoilo Ochoa Payé denunció que personas inescrupulosas traficaron y vendieron terrenos adyacentes a la línea de frontera con Bolivia. La usurpación se dio a pocos centímetros del hito que divide ambos países.
Fotografías a las que accedimos, grafican que una vivienda fue edificada en la avenida 28 de Julio, y que la mencionada señal fronteriza está a un costado.
Las normas internacionales prohíben la construcción de bienes hasta una distancia de 50 metros.
El denunciante, también explicó que dichas casas se cercaron y construyeron en la margen del malecón del río internacional, lo cual también sería irregular.
“Las autoridades no hacen nada, el municipio de Desaguadero ha autorizado todo, en los últimos años se han dado las invasiones; hay dos señores que son los traficantes, venden como si serían los dueños. Acabo de ir al Archivo Regional y pude comprobar que han falsificado documentos y escrituras… lo que pasa en Desaguadero es similar al caso ‘Orellana’, están legalizando propiedades con ayuda de notarios y autoridades corruptas”, subrayó.
Al ser interrogado sobre quiénes serían los involucrados en el supuesto tráfico de terrenos, señaló a Miguel Ángel Pérez y Juan Maquera Atencio. El primero habría invadido los terrenos situados en la avenida 28 de Julio y el segundo en el jirón Zepita, justo donde se encuentra el hito fronterizo.
Ochoa Payé dijo ser el heredero de los verdaderos dueños y para sustentarlo presentó escrituras originales que datan de 1924 y hasta recibos que su abuelo Lorenzo Ochoa Pérez, efectuó en 1892. También exhibió los resultados del censo de 1939, donde su abuelo figura como domiciliario en la Plaza de Armas, contigua a la calle 28 de Julio, que antes tenía otros nombres.
El poblador pidió la intervención del Ministerio de Relaciones Exteriores, pues no solo se estarían invadiendo su propiedad sino también espacios internacionales y del estado.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad