Puno. Los carnavales no solo son una ocasión para jugar con agua, serpentina y misturas; en la provincia de Melgar una de las costumbres ancestrales, gracias a la simbiosis, son los carnavales cuyo acercamiento entre la madre tierra y los hombres se hace con profunda fe y devoción mística que nos lleva a rendirle honores a nuestros santos y patronas religiosas.
Ayaviri. Los alferados muy temprano ofrecen una misa en la tricentenaria Catedral San Francisco de Asís, luego se dirigen a su domicilio donde reciben a sus invitados y autoridades, que al mediodía acompañan la entrada de las ofrendas, a la que llaman ‘Taripacuy’, llevando flores adornadas en charolas y ramos de lindos colores. La fiesta se alarga durante toda la tarde.
Luego de adornar la urna de la Virgen de Alta Gracia, los devotos salen al frontis de la Catedral donde los asistentes se enfrascan en juegos de alferados con talco, serpentina, mistura y chisguete; y a los acordes de la banda de músicos y las tradicionales Kajchas danzan alegremente.
De esta manera los carnavales se extenderán hasta el próximo domingo cuando las comparsas de pandillas saldrán a las calles bailando y cantando por la madrugada disfrazados con trajes curiosos diseñados para la ocasión.
Antauta. El Día de las Comadres, en el distrito de Antauta los alferados de la Virgen del Rosario, ayer realizaron el gran ‘Cruz Taripaska’ en el cerro Calvario del distrito.
Cada año se practica esta costumbre en las fiestas carnavalescas, así como la ‘Chita señalacuy’, en donde se reúnen familiares, amigos y vecinos para seguir con las tradiciones.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad