Puno. Una singular experiencia de una de las potencias ganaderas del mundo se tuvo en Puno, la capital ganadera del país. Cientos de productores participaron de la charla técnica “Ganadería Lechera en Nueva Zelanda: Bases para una Producción Eficiente, Económica y Sostenible”, desarrollada en el auditorio de la Dirección Regional Agraria de Puno (DRAP).
En el concurrido acto, funcionarios del Ministerio de Agricultura y Riego, vía cooperación con el gobierno neozelandés, expusieron ante más de 350 productores lecheros de la región Puno, las tecnologías ganaderas que pronto se aplicarían en esta región.
Asimismo, los técnicos de Agro Rural explicaron las plantas piloto que se instalan en las diversas provincias, las cuales darán herramientas de valor agregado y fortaleciendo el desarrollo ganadero lechero.
Los expositores Jon Manhire, director del proyecto de Nueva Zelanda; Miranda Hunter, especialista en ganadería lechera; Alan Stewart, especialista en pastos, dieron a conocer todas sus experiencias y conocimientos; también estuvo César Pinares, coordinador internacional del proyecto, que hizo de traductor, y Jorge Bernal, coordinador nacional del Minagri, al igual que el director agrario William Morales Cáceres y Carlos Calmet.
Inició el evento el director William Morales Cáceres, ponderando la presencia del gobierno neozelandés en los años 1970 en Puno, donde su aporte técnico fue valioso para el desarrollo del piso forrajero con alfalfa y dactylis y, por ende, el desarrollo ganadero en Puno.
Alipia Checa Quispe, del distrito de Cabanilla, de la comunidad de San Juan de Cullillaca, dijo: “antes ordeñábamos dos o tres litros diarios de leche por vaca, con el apoyo de Pronamachs, ahora Agro Rural, mejoramos el piso forrajero, con la cual hemos incrementado la producción de leche hasta diez litros por vaca; después nos implementaron con una pequeña planta quesera, y puedo decir que hemos crecido y somos una unidad productiva”.
Por otro lado, Pablo Ancasi, de la provincia de Melgar, contó que ”cuando era muy joven había bastante ganado que se criaba la mayoría con pastos naturales y que los rendimientos no eran los más convenientes, pero con la presencia de los neozelandeses y la introducción de nuevas variedades de pastos y alfalfa la provincia comenzó a desarrollar la actividad ganadera, cambiando los destinos de la provincia”.

El Abasto
La Joya

Edición digita

La Joya alteral