Numerosos esqueletos de individuos de edades comprendidas entre las 35 semanas de gestación y los dos y tres años hallaron en cámaras subterráneas de un centro de monjas en la localidad de Tuam, al oeste de Irlanda.

.

La llamada “Comisión sobre Madres y Bebés” que investiga en Irlanda las casas de acogida dirigidas por órdenes religiosas católicas en el siglo XX, se declaró “conmocionada” por el hallazgo de “un gran número de restos humanos” en, al menos, 17 de las 20 cámaras subterráneas excavadas por los expertos forenses en las últimas semanas.

.

 

La “Comisión sobre Madres y Bebés” se declaró “conmocionada” por el hallazgo de “un gran número de restos humanos”. Los restos se encontraron en, al menos, diecisiete de las veinte cámaras subterráneas excavadas por los expertos forenses en las últimas semanas.

.

El Gobierno de Dublín estableció la comisión en 2014 para aclarar la denuncia de la posible existencia de 800 esqueletos de niños en una fosa cercana a un centro religioso de las Hermanas del Buen Socorro. En concreto, sus pesquisas tratan de arrojar luz sobre los altos índices de mortalidad infantil registrados en esas instituciones durante el pasado siglo.

.

El Gobierno ha estimado que unas 35.000 madres solteras pasaron por alguno de los diez centros de acogida gestionados por órdenes de hermanas católicas. También se busca determinar las prácticas de enterramientos de los fallecidos y sus políticas de adopciones.

.

El caso de Tuam salió a la luz cuando un estudio de la historiadora Catherine Corless descubrió certificados de defunción. Los documentos sugerían que casi 800 niños yacían en el espacio que ocupaba un tanque séptico del edificio de ese convento conocido como “El Hogar”. EFE

.

Yura

Edición digita