La madre naturaleza sigue descargando su furia. Tras varios días de ausencia de lluvias, ahora se vino una fuerte granizada acompañada de tormentas eléctricas que dejó como saldo viviendas inundadas y un río que amenaza con desbordarse, lo que afectaría a cientos de productores agropecuarios que viven por las cercanías.

Fue al promediar las 7:00 de la noche del sábado, cuando repentinamente empezó a caer una granizada, pero esta vez se salió de lo común porque se apoderó por cerca de una hora acumulando varios centímetros de altura lo que hizo que las viviendas fueran afectadas por aguas turbulentas.

Los barrios más afectados fueron Magisterial, Ezequiel Urviola, Pancaquia y Peña Dorada, en estos barrios la acumulación del granizo se dejó evidenciar hasta horas del día, los vecinos tuvieron que salir y sacar agua como pudieron, sin embargo Defensa Civil brilló por su ausencia, a pesar de tratar de comunicarse con ellos.

DESBORDE
Mientras los barrios se ven en problemas, las comunidades campesinas que se ubican a cercanías al río Azángaro, se ven en inminente peligro ya que el caudal aumentó por las fuertes lluvias y hay amenaza de desborde con lo que serían afectados cientos de productores agropecuarios en diferentes distritos por donde pasa este caudaloso río.

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad