Actual director del Museo Arqueológico “José María Morante Maldonado” pidió a la
población brindar cualquier información sobre el paradero de las piezas históricas

.

Cercado. Han transcurrido un año y 7 meses desde que el museo de la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA) fue objeto de robo, pero hasta hoy no se ha capturado a los ladrones.

.
“El robo representó una gran pérdida de objetos que forman parte de la historia del Perú y de la humanidad. Es lamentable. Se llevaron nuestro pasado, conocido universalmente”, dice Fredy Hurtado Araníbar, el nuevo director del Museo Arqueológico “José María Morante Maldonado” de la Unsa.

.
Se robaron unas 27 piezas arqueológicas preincas e hispánicas, como el manto de plumas de Wari y un cuadro de la Escuela Cusqueña, de los más valiosos. Se calcula que todo lo robado está valuado en 5 millones de dólares en el mercado negro.

.

.

Manto plumario Huari.

.

.

El museo “José María Morante Maldonado” ya cuenta con cámaras.

.

.

Fredy Hurtado Araníbar, nuevo director del museo de la Unsa.

.

.
El robo ocurrió en la madrugada del 28 de agosto de 2015, en el museo arqueológico, ubicado en la calle Álvarez Thomas Nº 200 (Cercado), a una cuadra de la comisaría de Palacio Viejo.

.
El vigilante del museo, Javier Leoncio Prado Guerrero (47), contó que los malhechores se ocultaron dentro del museo la noche anterior. En la madrugada salieron abruptamente de sus escondites y lo sorprendieron, golpeándolo en la nuca con la cacha de una pistola. Lo dejaron inconsciente por varios minutos. Al recuperarse, se encontró atado de pies y manos.

.

.

Foto del vigilante agredido.

.
Los delincuentes hicieron ingresar a sus otros compinches al museo. Una vez todos dentro, fracturaron los cerrojos de 4 ambientes, donde estaban los preciados objetos históricos. Tras hacerse del millonario botín, fugan en un auto tico color amarillo con dirección desconocida, como se observa en un vídeo grabado por una cámara del hotel Casa Terraza, ubicado frente al museo.

.
Horas después, Prado Guerrero logra desatarse y, ensangrentado por los golpes en la cabeza, se dirige a la dependencia policial de Palacio Viejo. Pero quienes se hacen cargo de las investigación son los detectives de robos del Depincri, junto a un representante del Ministerio Público.

.

SOSPECHOSOS DEL ROBO

.
El 10 de setiembre del 2015, luego de varias citaciones, se presentó en el Depincri el vigilante Prado Guerrero, en compañía de su abogada, a fin de contar las circunstancias del robo. En el interrogatorio no dio una versión coherente de los hechos. Además, mostró un marcado nerviosismo.

.
La siguiente cita fue pactada para el 12 de setiembre, pero su abogada presentó un certificado médico por una infección a la vesícula prescrita por un médico cirujano oncólogo. Finalmente, el 16 de setiembre se presentó y finalizó su declaración. La policía detectó contradicciones.

.

No quedó claro cuando dijo que después de ser golpeado fue dejado debajo de las gradas del museo, atado de pies y manos; en el lugar no se halló ninguna mancha de sangre; en la parte posterior de su chompa tampoco se halló restos de sangre. No se entiende cómo se desató los pies, pues, a juzgar por la atadura de sus manos, lo amarraron con varios nudos.

.
De otro lado, los agentes del orden sospechan que el robo fue sistemático.

.
En un documento fílmico, que marca las 4:39 horas, se observa que una persona con cojera en la pierna derecha camina hasta la intersección de la calle Álvarez Thomas y Palacio Viejo y detiene un auto taxi tico color amarillo; conversa y llega a un trato con el taxista. Retorna a la puerta del museo y coge una mochila; en este momento aparece un segundo sujeto, quien también carga otra mochila.

.
Con estas imágenes, los detectives determinaron tres sospechosos: Simón Puma Delgado alias “Chisquete”, Gregorio Huacho y un sujeto apodado “Iqueño”, quienes tendrían antecedentes por los delito de sacrilegio.

.

Los exhibidores quedaron vacíos.

.

.
La policía, con orden fiscal, envió a Lima las fotografías de los 3 sospechosos y el video para que sean analizados en la unidad policial de Alta Tecnología, a fin de obtener pruebas fehacientes, pero hasta la fecha no hay respuesta.

.
El fiscal Antonio Chacón Roselló, titular de la Primera Fiscalía Penal, dijo a Sin Fronteras que el caso se maneja en total reserva. En otras entrevistas señaló que el caso es complejo y que parte de las investigación será derivada a la Fiscalía de Crimen Organizado, debido a que existiría responsabilidad de las autoridades de la Unsa, quienes no resguardaron como era debido los bienes.

.
Un contacto en la Policía de Robos nos contó que el delito está archivado momentáneamente.

.

APOYO DE POBLACIÓN

.
El Museo Arqueológico “José María Morante Maldonado”, cerrado temporalmente, volvió a abrir sus puertas el 13 de mayo del 2016, siendo director José Gabriel Valdivia. Hace dos semanas, Hurtado Araníbar asumió como nuevo director e informó que ya se cuenta con cámaras de vídeo en el interior y exterior del museo.

.
“Reforzaremos la seguridad de algunas piezas con tecnología de última generación”, informó. Pidió a la población brindar cualquier información sobre las piezas robadas. “Sería fundamental para nuestra historia recuperarlas, ya que se trata de patrimonio nacional”.

.
En la actualidad, el museo cuenta con 14 mil piezas, entre elementos museables y no museables. El lugar atiende de lunes a viernes, de 9 de la mañana a cuatro de la tarde. El precio de la entrada es 5 soles para adultos.

.

fleming

Edición digita

Publicidad