Como lo hemos informado en ediciones anteriores, la muerte del exalcalde de Juliaca, David Maximiliano, ha dejado un arroyo de dudas y conjeturas. Mientras que los hechos de sangre inducen a que se trató de un crimen, por los 23 cortes -algunos de ellos profundos- que difícilmente pudo inferirse él mismo, surgen las pruebas tangibles que, son ocho cartas en las cuales marcaría el adiós a sus seres queridos.

.

Sin Fronteras tuvo acceso a las fotocopias de los ocho manuscritos redactados, al parecer, con el puño y letra del “Profe”. Estos escritos en papel calqueador, no son leíbles con rapidez, además que la caligrafía es corrida y dificultosa. Hay frases de imposible comprensión, pero con la ayuda de un grafólogo se pudo traducir parte de ellas.

.

Según fuentes del penal de Yanamayo, donde estaba recluido desde el 22 de febrero de 2016, la exautoridad habría trasnochado escribiendo, pues en su celda, que era cubierta por una colcha, se notaba luz casi toda la noche (irregularmente estas ‘cortinas’ son permitidas en el reclusorio).

.

Además, uno de los reos, cuya identidad guardamos en reserva, contó a los agentes del  INPE que el día anterior a la muerte, el “Profe” se deshizo de sus pertenencias, las regalaba a algunos y a otros las vendía. Esto es materia de investigación por la Fiscalía a cargo de Richard Cañazaca Paredes.

.

“HOY SALGO LIBRE”

.

Una de las primeras cartas que hoy replicamos fue dirigida a los suyos, bajo el título “A mi gran familia”. En ella les comunica que no sufran por él, que su sufrimiento ha terminado. “Querida familia, no más lágrimas. Hoy salgo de esta prisión LIBRE. No lloren por mí”. En el segundo párrafo se despide de su esposa Lourdes Velarde Yana. “LULITA hermosa, te pido y siempre lo haré, perdón gran mujer bendita. Te fallé y aun así jamás me difamaste. Nunca me hiciste quedar mal ante mis hijos y ante esta ciudad… Desde la otra vida, siempre pediré a Dios perdón por esta decisión, y desde esa otra vida los seguiré cuidando y que nadie se atreva a hacerles daño.”

.

“VENGAN POR MÍ…”

.

Más adelante, les indica que desde donde se encuentre los vigilará y que lo visiten en el cementerio, su nuevo hogar. “hijita linda Ivonne, a ser la mejor médico del Perú. Hijito Junior, terminar tu carrera. Hijita Leye…, a ser también una gran profesional y estaré en mi tumba para conversar siempre con ustedes. Los amo, su papá David”.

.

A SUS ‘CHANCALATITAS’

.

El “Profe” era un músico amoroso con sus alumnos del Politécnico Los Andes de Juliaca. En la tercera misiva, que habría dirigido a Víctor, su incondicional ‘loquito’ y le encomienda que junte “a todos mis chancalatitas… Organiza a los gorditos mozos, ‘los malitos’, ‘los sayayines’, ‘los estacoras’, ‘los chamangos… sapitos’, ‘los rodis’, ‘los nikys’,… organiza, tú, mi viaje a mi última morada”.

.

 

SU ÚLTIMA MORADA

.

Cargado quizás con más tedio, Mamani Paricahua los invoca a que sus familia musical y el pueblo juliaqueño le den su último adiós. “Paséenme en las calles con mi ataúd con mi banda Poli querido y salúdenle en mi nombre a mi linda ciudad de Juliaca. Los quiero mucho, el profe David.”

.

SE DESPIDE DE SU PUEBLO

.

En la carta que escribe a sus “chancalatas”, aprovecha para despedirse del pueblo que lo hizo su alcalde por dos periodos. “Gracias Juliaca linda. Gracias chancalatas queridos por darme el honor de ser su autoridad de esta tierra linda. Sinceramente el profe David”.

.

CLAMA POR PLEGARIAS

.

En el último manuscrito, al parecer dirigido a su carnal, a quien llama ‘Gordito lindo’, le pide que no sufran por él, como queriendo decir que lo dejen ir. “Hermanito lindo, no llores. Recuerda que nadie más me hará daño y siente la felicidad de mi libertad. “Medly”, “Anita”, “Fep”, que Dios siempre los utilice para su propósito. Los amo, tu tío David”.

.

TESIS DEL SUICIDO

.

El contenido de las demás cartas, redundan en la misma nostalgia y despedida. Los escritos serán sometidos a peritajes grafotécnicos, para determinar si la grafía salió del puño de la exautoridad. De certificarse, la hipótesis del suicidio cobraría mayor fuerza, pero no desecharía la del crimen.

.

 

fleming

Edición digita

Publicidad