En Bolivia actualmente, el aborto requiere permiso judicial para todos los casos, salvo cuando el embarazo resulta de una violación, incesto y cuando esté en riesgo la vida y salud de la madre.

.

Sin embargo Bolivia es uno de los países sudamericanos con mayor índice de violencia sexual y embarazo adolescente, 185 abortos ilegales diarios, además el aborto inseguro y en pésimas condiciones insalubres es la primera causa de muerte materna. Las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres en Bolivia, que es uno de los países en la región con mayor violencia sexual, calculan que a diario se realizan 185 abortos ilegales.

.

El Parlamento de Bolivia abrió el debate sobre la posibilidad de legalizar el aborto para mujeres en pobreza extrema. Un nuevo proyecto de ley propone justificar la interrupción del embarazo por una sola vez y hasta las ocho semanas de gestación.

.

También se discuten otras situaciones para el aborto como el hecho de que la mujer sea estudiante o ya tenga al menos tres hijos. La falta de recursos suficientes para mantener a una familia, sin caer en la pobreza extrema, es otro escenario incluido en la iniciativa legislativa.

.

De aprobarse la propuesta, la malformación grave del feto y el embarazo infantil o adolescente serán justificaciones legales para esta intervención. En el texto se añaden otras situaciones ya legalizadas como el riesgo a la salud o a la vida de la gestante o si su estado se produjo por violación o incesto.

.

La reforma para tratar el aborto es parte del proyecto de nuevo Código del Sistema Penal del país, que estudia la Comisión de Justicia Plural de la Cámara de Diputados.

La modificación se basa en la estadística nacional. Según el Fondo de Población de Naciones Unidas, el 22% de las adolescentes bolivianas de entre 15 y 19 años se convierten en madres cada año.

.

El proyecto ha desatado polémica entre los grupos más conservadores y religiosos, pero también las críticas entre quienes apoyan la despenalización del aborto. La activista Tania Nava, activista del Pacto por la Despenalización del Aborto, afirmó que la norma supone un avance.

.

Sin embargo, explicó que todavía es insuficiente porque el tema debería salir del contexto penal y ser tratado como un asunto de salud pública. Para Nava es cuestionable que se establezca el plazo “conservador” de ocho semanas para el aborto, mientras que organismos internacionales de salud señalan que puede practicarse hasta las 22 semanas. Asimismo, dijo no comprender en razón de qué estudio o realidad se propone que la mujer puede abortar una sola vez.

El Abasto

Edición digita

Canal Universal