Un lamentable suicidio se registró dentro del calabozo de la Comisaria Central de Puno. El hecho se produjo en medio de dudosas circunstancias, además de una visible negligencia policial.

.

El hecho ocurrió el Sabado al promediar las 14:10 horas, unos efectivos abordo de una patrulla intervinieron a Félix Alejandro Apomayta Mendoza de 42 años, quien conducía una camioneta en aparente estado de ebriedad por la avenida Laykokota, en el centro de Puno.

.

Trasladaron al conductor a la Comisaria Central y tras algunas diligencias lo enviaron al calabozo. Uno de sus hijos, quien también es policía-ambos lo son-, habría intentado abogar por el, pero el comandante PNP, Carlos Neira Morales, en tono marcial advirtió que también lo detendría si volvía a intervenir.

.

El encargado del calabozo, el técnico PNP, Omar Chirinos Díaz, lo internó en el calabozo sin efectuar los protocolos correspondientes. El detenido ingresó con su calzado con pasadores y su correa; cogió una de sus largas hileras, la ató a las rejas de la celda y se colgó, al parecer deprimido porque habría creído que sus hijos serían castigados por su institución por culpa suya.

.

Al promediar las 20:00 horas, uno de los familiares se asomo a la celda, advirtiendo que Félix Apomaya no respondía, “50 minutos no podíamos ingresar al calabozo, el policía encargado se había llevado las llaves, tuvimos que romper el candado”, reprocho Marco Antonio Alcos, abogado de los deudos.

.

La familia del occiso, retorno ala comisaria exigiendo justicia.Para entonces el fiscal dispuso la detención del policía Chirinos, por incumplimientos de deberes funcionales.

La Joya
El Abasto

Edición digita

La Joya alteral