En la edición anterior pusimos al descubierto que el titular de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Puno, Luis Antonio Maldonado Neyra, utilizaba el vehículo oficial asignado a su despacho, para provecho familiar.
En la noticia publicada damos a conocer que el funcionario recoge de la Institución Educativa Inicial Inmaculada Concepción de Puno, a su menor hijo y lo lleva a su domicilio. El acto flagrante de peculado sucedió el viernes aproximadamente a las 13:00 horas.

La camioneta marca Toyota modelo Fortuner, color gris metálico de placa EGX-096 fue estacionada en la primera cuadra del jirón Ramón Castilla, al frente de la Clínica Puno. Desde allí hizo subir a su criatura, quien lucía un sombrero de tela y el uniforme de su jardín; el colegio se ubica en la parte posterior.
Como el fin de semana no contestaba nuestros teléfonos, ayer fuimos a entrevistarlo. Su personal de Imagen trató de cansarnos, señalando que luego de una reunión que sostenía, atendería a una comisión de Melgar, la cual no se encontraba en espera. A tanta insistencia, no tuvo más remedio que atendernos.

Maldonado Neyra, de una manera sagaz y conchuda, admitió que aquel día usó la camioneta para fines familiares, aunque justificó que ello no constituía ni falta ni delito, por cuanto lo hizo en hora de refrigerio. “Ya era la una de la tarde, estaba en hora de refrigerio, el carro me traslada a que yo tome mi refrigerio. En ese trajín, en ese traslado he recogido a mi hijo que estaba un poquito delicado de salud”, dijo en tono nervioso.
Además, en su intento por eludir responsabilidades, especificó que, si recogía a su hijo, es porque era su obligación. Claro que sí, pero no con un vehículo del Estado.

LA OBLIGACIÓN ¿Y EL DEBER?
“Yo soy también, tengo la obligación moral de recoger a mi hijo, que quede claro eso”, añadió enfurecido.

INACCIÓN EN OCI
Sin Fronteras y otros medios de comunicación, buscaron insistentemente al jefe del Órgano de Control Institucional (OCI) de la Diresa, Víctor Rodríguez Pineda, quien en todo momento se mostró esquivo.
Quien redacta la presente nota, lo ubicó en el auditorio junto a otros servidores, y al ser comunicado de nuestra presencia, dijo que estaba ocupado. Lo esperamos en vano, pues escapó por la puerta posterior.
Fuentes de la Diresa, dijeron a este medio que tras conocer la noticia se habría reunido con el titular. ¿Habrá olvidado que él defiende los intereses del Estado y no los del director?

inmobiliaria
Yomax
Velatorio San Jose

Edición digita

Velatorio San Jose

Publicidad