Puno. Antes que los hermanos del norte fueran azotados por la furia de la naturaleza, la región Puno sufrió un sismo de 6 grados que dejó cuantiosos daños y más de un centenar de familias sin hogar. En ese marco, el Gobierno dispuso la distribución de 424 viviendas mediante el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER).
La entrega se realizará en los distritos de Ocuviri, Paratía y Santa Lucía. Según el subgerente de Defensa Nacional y Civil, del Gobierno Regional de Puno, Germán Quispe Chaiña, la entrega de ayuda a los damnificados se realizará desde el 20 de abril, para ello deberán de evaluar los riesgos de las actuales viviendas, las cuales podrían ser destruidas como parte de prevención ante un eventual sismo.
“Aquellas viviendas que se declaren inhabitables tendrán que ser destruidas ya que la vida de quienes las habitan podrían correr un grave riesgo”, expresó.
Por otro lado, Quispe Chaiña refirió que hasta la fecha ya se ha invertido el 15% de los 800 mil soles que cuenta el Gobierno Regional de Puno para atender los casos de emergencia.
PREVENCIÓN
Respecto a una posible catástrofe climatológica, igual a la del norte del Perú, Quispe Chaiña, indicó que existe proyectos de inversión pública en ejecución y elaboración respecto a la prevención de desastres naturales. De igual manera, exhortó a las autoridades locales para que prioricen este tipo de trabajo y dejen de lado la construcción de canchitas y obras similares, ya que según estudios no se descarta que esta clase de eventos pueda repetirse, en la misma o mayor intensidad.

inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad