Puno. En día anterior develamos que el congresista Edilberto Curro López, es alumno regular de Derecho en la subsede de Azángaro de la Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez (UANCV), y que el año pasado aprobó cursos de carrera sin asistir periódicamente a clases.
Este medio se enteró por fuentes confiables que, este singular beneficio sería una especie de devolución de favores. Estas suspicacias se darían tras una relación estrecha entre el aludido parlamentario y Efraín Murillo Quispe, coordinador de dicha universidad en Azángaro y exalcalde de esa provincia.
Resulta que Curro López es esposo de Juana Quispe Mamani, quien fue regidora de Murillo López. Es de público conocimiento que ella, en vez de fiscalizar su gestión, defendía las denuncias al alcalde.
Por su estrechez con el exburgomaestre, ella fue denunciada junto a Murillo, en el Expediente 0013-2015, donde también figuran Walter Cáceres, Pedro León, Walter Cotacallapa, Gerardo Laura y Smirna Cuba.
En setiembre del 2016, la jueza Lorena Meneses condena como coautores del delito de incumplimiento de deberes funcionales y retardo de actos funcionales. El fallo sobre la apelación de sentencia se conocerá hoy a las 10:00 a.m.
¿LOCAL POR ESTUDIOS?
Pero ese no es lo único. Un grupo de docentes del colegio A – 28 Perú Birf, indicaron que el local de la UANCV en Azángaro funciona en ese plantel, donde curiosamente tanto el parlamentario como su esposa, son docentes y habrían mediado con el director Nicomedes Pérez, para que les alquile parte de la escuela. “¿Usted cree que ha sido gratuito?, no. Para que haya espacio tuvieron que cerrar un laboratorio, solo así les alquilaron. Sería bueno que se investigue a cuánto les alquilan; unos dicen que solo pagan 3 mil soles”, expresó un maestro que evitó identificarse por temor a represalias. “¿A cambio de qué se entregó aulas para la universidad?, suponemos, Efraín Murillo, tendría que apoyarlo a terminar sus estudios”.
CINISMO Y COBARDÍA
Ayer en horas de la mañana, el congresista fue interrogado en algunas emisoras locales, sobre nuestro informe de investigación.
De una manera cínica, decía a los periodistas que este medio no lo entrevistó y que le habría filtrado una cámara. ¡Mentira!
Congresista: No ha sido entrevista…
Locutor: ¿Entonces le grabaron a escondidas?
Así es, no ha sido entrevista.
Nosotros nos presentamos como periodistas de Sin Fronteras, incluso con credencial visible. Esta fue filmada por una cámara y un celular que cada rato se ponía cerca al rostro, mientras que con otra cámara profesional se le tomaba fotos.
Además, al finalizar la sesión nos dijo “Estaremos al tanto, seguramente a partir de mañana vamos a ver en los noticieros de que Curro es así, asá. Ya”.
En la tarde, por radio Exitosa, dejó entrever que los periodistas habrían tratado de extorsionarlo. La entrevista desde un principio fue filmada por una cámara go pro, que incluso una vez se cayó al piso.

El Abasto

Edición digita

Canal Universal