El Domingo de Ramos se manchó de sangre en Egipto con dos atentados contra las catedrales cristianas de la localidad de Tanta, al norte de El Cairo y de la ciudad mediterránea de Alejandría, en los que murieron al menos 44 personas y que fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS).

.

El presidente de Egipto, Abdel Fatah al Sisi, anunció el establecimiento del estado de emergencia en el país. En un discurso retransmitido en directo por la televisión estatal, Al Sisi detalló que el estado de excepción se extenderá por un periodo de tres meses.

.

Un kamikaze perpetró un ataque contra una iglesia de Alejandría en el que murieron 17 personas y 48 resultaron heridas. El individuo, que llevaba un cinturón de explosivos, se hizo estallar después de que la policía le impidiera entrar en la iglesia de San Marcos.

.

Horas antes, un primer atentado dejó 27 muertos y 78 heridos en la iglesia Mar Girgis de Tanta, a 120 kilómetros al norte de El Cairo, en el delta del Nilo. La explosión tuvo lugar en las primeras filas, cerca del altar durante la misa.

inmobiliaria

Edición digita

Publicidad