Con la masiva participación de feligreses, ayer en horas de la mañana se inició la Semana Santa, con el Domingo de Ramos. La actividad empezó en el Arco Deustua de la ciudad de Puno, con la bendición de palmas, y posterior procesión con destino al templo San Juan Bautista de Puno. La eucarística fue concelebrada por el obispo de la Diócesis de Puno, monseñor Jorge Pedro Carrión Pavlish, quien estuvo acompañado por el reverendo párroco Josafet Forero Espeleta y el grupo de acólitos.

“Con la bendición de las palmas y la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, se abre la gran puerta de ingreso a la Semana Santa”. El obispo, en la homilía del Domingo de Ramos, recordó que la procesión de ramos, es la más antigua de la Iglesia Católica, puesto que esta fue realizada por los primeros cristianos en Jerusalén, capital del estado de Israel, la misma que hasta hoy se realiza en todos los templos del mundo y esta es la procesión más importante de todo el año litúrgico.

Rechazó, la hipocresía de las personas, quienes enfatizan su fe hacia Dios y después la niegan, esto pasa a menudo, “pero Jesús siempre voltea y nos mira para que lloremos, recapacitemos y nos demos cuenta del orgullo y la soberbia de cada uno de nosotros”, estas aseveraciones fueron indicadas por aquellos que suben a los calvarios a realizar actos nada responsables.

Condenó los últimos acontecimientos registrados en el Estado Islámico, donde un gran número de personas fallecieron y otras resultaron heridas por un atentado, “esto nos deja en situaciones difíciles de entender, por eso queridos hermanos, entendamos nuestra fidelidad, no estamos encima de Judas o Pedro, sino estamos a su lado”, exclamó el obispo de Puno. Finalmente, instó a celebrar el Domingo de Ramos con sinceridad, “la amistad con Jesús se renueva y se profundiza, podemos renovar nuestros compromisos como criticamos y al final de la Semana Santa, desencadenar en cada uno de nosotros el júbilo pascual y que la miseria del mundo actual nos dé un signo de esperanza que a pesar del desastre de signo de la cruz, la victoria es la de Jesús”, sentenció.

inmobiliaria

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad