En la audiencia de juzgamiento de los dirigentes aymaras, el fiscal de la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Puno, Juan Monzón Mamani, entró en desesperación, cuando uno de sus testigos afirmó que nunca había declarado en su despacho.
Junior Challcha Choque, fue citado por el fiscal como testigo de los destrozos ocasionados el 26 de mayo del año 2011; sin embargo, el mismo denunció que su persona nunca declaró en la Fiscalía, tampoco estuvo presente el día que se originaron los destrozos, puesto que él se encontraba en la ciudad de Lima, en el Ejército.

Cuando el fiscal le mostró la hoja de la declaración previa del testigo, Challcha Choque, afirmó enfáticamente que la huella digital así como la firma suscrita, no le corresponden, por tanto, no declaró nada.
Ante esta situación, el colegiado de la Sala determinó, recoger la huella digital y la firma del testigo, a fin de someterse a una pericia, y de corroborarse que las mismas son falsificadas, se dispondrá la apertura de un proceso penal por falsificación contra el fiscal Juan Monzón Mamani.

TESTIGO SIN ROSTRO
De otro lado, los argumentos del testigo sin rostro, solicitado por el Ministerio Público de Puno, no fue trascendental; dentro de su declaración habría indicado que en la movilización del “Aymarazo”, realizado en el distrito de Desaguadero, se habría informado por terceros, que en la movilización participaron el dirigente Walter Aduviri y Javier Pari; así como los piquetes de huelga.

Cabe precisar que el testigo presentó su declaración mediante videoconferencia, cubierto el rostro con un pasamontaña, ni los magistrados de la Sala y abogados pudieron identificar al testigo del fiscal. Además, nadie tuvo acceso a la Sala de Juzgamiento Penal de la Corte Superior de Justicia de Puno, puesto que esta audiencia se realizó a puertas cerradas, con la finalidad de resguardad la integridad del declarante.

Ante esta situación, la parte técnica de la defensa del dirigente Walter Aduviri, viene evaluando interponer un hábeas corpus. “Estamos analizando, porque al final la declaración del testigo sin rostro no fue trascendental”, indicó el abogado Martín Ticona.

El Abasto

Edición digita

Canal Universal