Fresco está todavía el recuerdo del 2 a 1 que le propinó Perú a Uruguay por eliminatorias mundialistas, hace menos de un mes. Dicho triunfo no solo sirvió para revivir la esperanza que habían perdido los peruanos de ir a Rusia 2018, sino que también hizo renacer aquella sensación del “sí se puede”.

.

Ese 28 de marzo, la gente entendió que cuando se trabaja con responsabilidad y seriedad, las cosas pueden darse, a pesar de lo adverso que parezca el escenario. Semejante espíritu que tuvo la bicolor ante los ‘charrúas’ es el que toda Arequipa espera que tenga Melgar esta noche, cuando se mida con otro gigante de América, llamado River Plate.

.

¿Los rojinegros tienen argumentos para conseguir la hazaña en Buenos Aires y traerse por lo menos un punto del Monumental? Sobre el papel, no.

.

Pero justamente a Melgar hay que verlo por lo que tiene debajo del papel. Detrás de un plantel humilde y aparentemente débil -en comparación con otros cuadros de Libertadores- hay un grupo humano al que le ha costado sangre estar donde está ahora. Un trabajo premeditado que viene desde el 2014, una base de jugadores que se conoce bien y que ha sabido sufrir, pero también gozar. Bien lo dijo Mario Mendaña, “nos estamos preparando para este partido desde hace tres años”.

.

Y es que al preparador físico no le falta razón, el ‘Dominó’ está quizás frente al compromiso más importante de su historia, a nivel internacional. No obstante -y en oposición a la gran responsabilidad y presión que esto conlleva- el ambiente dentro del equipo no podría estar mejor. Lejos de temerles a los argentinos, el plantel rojinegro tiene ganas de comerse el mundo y que con un grito de gol retumbe el nombre de Melgar por todo el globo.

.

No, hincha mistiano, no te quiero engañar, las posibilidades de un triunfo o un empate ante el equipo de Driussi, Alario, Ponzio y compañía son mínimas. Sin embargo, después de ser testigo de todo lo que ha crecido esta institución, emblema de la Ciudad Blanca, puedo decirte que la palabra “posibilidad” permanece intacta y que lograr la hazaña será complicado, pero no imposible. “Todos tenemos que hacer un partido de 10 puntos”, dijo el arquero Diego Penny en la previa. Y sí, esa es la mayor fórmula para el éxito, el compromiso entero de un plantel, que sabe que no le sobrará nada ante el rival, pero que tampoco le va a faltar, si es que se lo propone desde el corazón.

.

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad