Tacna. “La familia no tiene nada que esperar, solo el desenlace final. No hay nada que hacer”. Ese es el panorama de la salud de Dariela del Carmen López Mariaca, de 53 años de edad, según el director del hospital Hipólito Unanue, Jaime Vargas Zeballos.

.
López Mariaca fue atacada el domingo 16 de abril a plena luz del día de dos balazos en la cabeza mientras atendía su puesto de panes en el mercado Central. Ese mismo día el hijo de la víctima estaba de cumpleaños.

.
“La paciente llegó acá con muerte cerebral, según la evaluación del neurocirujano. Esa condición no ha variado (…) La paciente llegó en ese estado. Ya no hay nada que hacer. No hay que operarla ni nada. No se va a conseguirla nada más. Ya la paciente está con muerte cerebral”, agregó el director del nosocomio.

.
El médico explicó que los disparos alcanzaron el tronco encefálico de Dariela del Carmen, lo que derivó en muerte cerebral. Es decir, el cerebro no tiene actividad alguna, por lo cual fue necesario utilizar un respirador artificial para permitirle la oxigenación. Su corazón sigue latiendo.

.
Hasta ayer la comerciante del mercado Central permanecía en el área de trauma shock, en el servicio de Emergencia del hospital regional recibiendo el cuidado de los médicos para evitar infecciones que puedan comprometer sus órganos.

.
“Estos pacientes son los que, cuando se quedan con muerte cerebral y tienen mucho tiempo, son candidatos a tener un problema hospitalario, infecciones y esas cosas (…) ¿Qué futuro tiene? Ninguno. Con muerte cerebral no hay nada que hacer. Su vida será hasta donde su resistencia le dé”, puntualizó el director del hospital.

Edición digita

Buscas casa

Publicidad