Paucarpata. Solo hay cuatro empresas de transporte que consiguieron formalizarse cambiando sus minivanes (unidades de 3.5 toneladas y capacidad de 12 pasajeros) por unidades M3.

.
Se trata de las empresas Andes Tour, Ana Express, Arequipa Chala y Caminos del Inca, autorizadas por la Gerencia Regional de Transportes y Comunicaciones.

.
Ahora estas empresas tienen vehículos de un tonelaje de 8.5 y capacidad de 50 pasajeros.

.
Ellos se acogieron al Decreto Supremo Nº 017 del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), que regula el transporte de personas.
La norma señala que en las unidades M3 sí se puede hacer el servicio.

.
En tanto las empresas Pepe Díaz, Perú Bus Arequipa, Mollendo Bus y Cristo del Pacífico renovaron parte de su flota por unas unidades de tamaño promedio.

.
Son de tonelaje de 5.7 con capacidad para 30 asientos. Sin embargo, aún no consiguen permisos porque se tiene que hacer modificaciones al D.S. Nº 017.

.
“Lo único que se puede hacer es pedir al MTC que permita que al interior de las regiones puedan circular vehículos de tonelaje 5.7”, dice el titular de transportes, José Gamarra.

.
NO ES RENTABLE

.
En promedio se requiere hasta 180 mil dólares para comprar una unidad nueva M3. Solo una M2 cuesta hasta 40 mil dólares.

.
“No es rentable, demoraríamos años en recuperar la inversión. Yo hasta ahora sigo pagando por mi vehículo”, dice Zenón. Ahora labora en la informalidad para seguir sosteniendo a su familia.

.
Zenón se acogió a la Ordenanza Regional Nº 153-2011 que permitía a las M2 hacer el transporte regular de pasajeros.

.
Pero el 25 de noviembre de 2015, el Tribunal Constitucional (TC) anuló la norma regional porque contravenía a la norma nacional.
Desde entonces las opciones para continuar en las pistas se diversificaron.

.
En inmediaciones al terminal de Corattsa se estima que operan hasta 40 empresas de minivanes de las cuales el 80% no optó por renovar sus vehículos, sino por conseguir permisos de turismo en el MTC. Este tipo de servicio solo puede trasladar a pasajeros con un previo contrato.

.
Pero en la práctica ‘llaman’ pasajeros para hacer el servicio regular de transporte.

.
El dirigente Javier Chara explica que antes de la disposición del TC, una unidad hacía hasta 4 viajes (2 de ida y 2 de retorno). En promedio al día se obtenía más de 400 soles. “Pagando al chofer y gastos operativos sacamos líquido 200 soles”, dice. Un negocio rentable si al mes se conseguía más de S/ 60 mil por unidad.

.
“Hay empresas que cambiaron sus unidades, pero están ahí varadas. Nos están engañando”, cuestiona.

.
Es que ser atrapado por los fiscalizadores de transporte les vale una multa de S/ 4,050 (1 UIT), además del internamiento de la unidad.

.
¿Qué hacen los autoridades? El asesor de Transportes de Hunter, Ricardo Lira, dice que desde que se dio la sentencia erradicaron los terminales informales. Solo hay 4 oficinas de venta de boletos de pasajes en las calles Pérez de Cuéllar y Zegarra Ballón. Según la Gerencia de Fiscalización de José Luis Bustamante y Rivero, en el interior de los terminales (Gratersa, La Joya y Misti) se detectó 10 oficinas de venta de boletos sin permiso.

.

El Abasto

Edición digita

El abasto2