Los problemas sentimentales con su enamorado llevaron a Delia P. C., de 24 años, a tomar la fatal decisión de intentar quitarse la vida ingiriendo una sustancia tóxica (veneno para ratas). Ella ayer en la mañana fue auxiliada en un taxi hasta la sala de emergencia del hospital Manuel Núñez Butrón de la ciudad de Puno, convulsionando y sin poder mantenerse en pie.

Ella ingresó al nosocomio acompañada de un joven quien sería su enamorado, y se mostró sumamente preocupado.
Supimos que días atrás la pareja sentimental ya venía discrepando por algunas diferencias; ayer en mañana la muchacha viajó desde la ciudad de Juliaca para ver al joven, pero él jamás habría imaginado que Delia, traía en su cartera una botella de energizante Volt mezclado con la sustancia tóxica (veneno para roedores).

A un personal del hospital el muchacho contó: “Estuvimos discutiendo, me rompió la polera, transcurridos unos minutos ella empezó a tomar esa bebida, yo le pregunté que era y me dijo- es agua, voy ha tomar para calmarme-, le pedí y tomé poco, ahí es donde Delia empieza a sentir dolor estomacal y me dice que era veneno, al toque la traje al hospital”.

En el nosocomio el personal médico le practicó el lavado gástrico y la salvaron la vida, sin embargo ella permanece en observación. Supimos que la joven labora en una entidad financiera y su enamorado aún estudia.

inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad