Puno. Para el procurador municipal, Carlos Ticona, el que el alcalde de Puno, Iván Flores, haya designado en la Gerencia de Planificación y Presupuesto a su ahijado de matrimonio, Fernando Coya, no constituye ninguna irregularidad para un pedido de vacancia. “En el caso del gerente de Planificación, según las causales de designación que está dentro del cuarto grado consanguinidad y segundo de afinidad, no hay irregularidad”, subrayó.

.
Estimó que la única motivación para que el alcalde haya dado este cargo de confianza a Coya es por su capacidad profesional. En relación al artículo 22, numeral 9 de la Ley Orgánica de Municipalidades que establece la prohibición de contratar con un tercero que tenga interés directo con la autoridad, añadió que ello se tendría que demostrar. “Se tendría que demostrar cuál es el interés de su connotación y según el currículo presentado es por su capacidad”, acotó.

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad