De un tiempo a esta parte, ha costado a las autoridades y pobladores promocionar en nivel turístico a las aguas termales de la ciudad de San Antonio de Putina, poniendo como uno de los lugares más concurridos por el turismo nacional. Sin embargo, ese sacrificio se pone en riesgo debido al completo abandono en cuanto a su mantenimiento para brindar un buen servicio.

Los visitantes que frecuentan a darse un suculento baño en las aguas termales, mostraron su descontento con los servicios que se brinda en la Piscina Municipal José Solórzano Salas, debido a que en la actualidad se encuentra en pésimo estado de conservación de las pozas. En muchas de ellas, no cuentan con los cerrojos correspondientes, y en otros casos uno no puede bañarse en horas de la tarde debido a que muchos de ellos no cuentan con las bombillas eléctricas para abastecer de energía eléctrica.
Frente a esta situación solicitan el urgente mantenimiento de los ambientes de la Piscina Municipal, puesto que se pone en riesgo el nivel que a la fecha ha ostentado como un centro de atractivo turístico en la parte norte de la región de Puno.

CARENCIA DEL SERVICIO DE TRANSPORTES
A este periplo que sopesa el visitante a la ciudad de las aguas termales de Putina, se suma la carencia de unidades vehiculares para retornar hacia Juliaca, en la que se registran largas colas para emprender el viaje de retorno.
Este percance, se registra los fines de semana y los días feriados, donde muchos de los transportistas prefieren desarrollar servicio hacia la mina Rinconada, dejando de lado el servicio de Putina – Juliaca.

 

inmobiliaria

Edición digita

Publicidad