Como símbolo del esfuerzo y reivindicación todos los primeros de mayo se celebra el “Día del Trabajador”, sin embargo, muchos puneños se la pasan laborando como un día cualquiera.
Según la directora de Promoción del Empleo y Formación Profesional, Yoni Fernández Llerena, desde el 2010 abarcan los principales rubros laborales en nuestra región. “Del 2010 al 2017 son las mujeres quienes abarcan un mayor campo laboral, en la docencia, negocio, turismo, entre otros”, expresó.

Un claro ejemplo del empuje de las mujeres es la trabajadora de limpieza, Olga Bautista, quien a sus 50 años tiene que trabajar con normalidad ya que ella es el único sustento de su familia.
Relata que a veces tiene que trabajar en horarios nocturnos en donde el intenso frío y el cansancio son su principal enemigo, sin embargo, comprende que para salir adelante no existe feriados.

“Debemos de dar gracias que tenemos trabajo, muchos no lo tienen y por eso no podemos negarnos, tenemos que esforzarnos para salir adelante”, relata mientras cumple su labro de mantener limpia la Plaza de Armas de Puno, para luego ir a otro lugar a continuar con su labor.

INFORMALIDAD
Por otro lado, Fernández Llerena reconoce que el altiplano se encuentra entre las primeras regiones con más informalidad ya que según la Sociedad de Comercio del Perú (Comex), Puno se encuentra en el cuarto lugar con 89.3% antes que Apurímac y después de Cajamarca.

Según explica la funcionaria, la ciudad de El Collao y Juliaca son las dos provincias con la tasa más alta.
Entre los trabajos que reflejan mayor informalidad se encuentran los servicios telefónicos, construcción civil y hasta el periodismo.

“Yo vengo trabajando más de 20 años como periodista, en todo ese tiempo he podido observar que los diferentes medios no cumplen con formalizar a sus trabajadores, principalmente los jóvenes son los que no están en planilla”, relató Juan Espinoza, mientras cumplía con su labor periodística, recordando que para ellos no existen los feriados.

inmobiliaria
fleming

Edición digita

Publicidad