Puno. El último jueves, el líder aymara, Walter Aduviri Calisaya, sorprendió a propios y extraños con su declaración ante los magistrados que investigan el caso “aymarazo”, donde él es procesado como autor de extorsión agravada, bloqueo de vías y graves delitos contra el orden público que lo podrían enviar 28 años de cárcel, si se comprueba su responsabilidad en la asonada de Puno registrada en 26 mayo de 2011.

.
Frente a los jueces del Juzgado Colegiado de Puno y ante las preguntas del fiscal Juan Monzón Mamani, quien postula la tesis de coautoría no ejecutiva, Aduviri desconoció a sus lugartenientes y a quienes dirigieron los actos de convulsión en la ciudad de Puno, refiriendo además que no fue presidente del denominado Frente de Defensa de los Intereses de los Recursos Naturales de la Zona Sur, y su participación se limitó a un simple poblador de la comunidad de Llusta, distrito de Santa Rosa de Mazocruz, provincia El Collao.
Su testimonio quedó para la anécdota, porque también dijo no conocer a algunos dirigentes que el fiscal citaba, varios de ellos compañeros candidatos en las elecciones pasadas por el partido Democracia Directa, donde curiosamente él postuló al Gobierno Regional Puno.

.
¿SUFRE DE AMNESIA?
Pero esto no fue la única muestra de cinismo, pues Sin Fronteras tuvo acceso al Informe 012-2011-02-9022 del Órgano de Control Institucional (OCI) de la Municipalidad Provincial El Collao – Ilave, reporte que fue enviado a la Contraloría General de la República con graves hallazgos.
Sucede que durante el 2009, el líder aymara fue jefe de la Unidad de Logística y Patrimonio, y bajo su jefatura la Contraloría efectuó hallazgos comprometedores. La 4ta anomalía encontrada se refiere a un desbalance millonario entre los activos de la municipalidad: cuentas de activos fijos y bienes muebles. “Se determina que el importe registrado contablemente en la divisoria 1502.0101 Terrenos Urbanos por S/ 4 848 152.05 difiere en S/ 100 793.80, respecto al documento ‘Inventario contable de activo fijo ejercicio 2009’”, señala el documento.

.
Aduviri era investigado por la Contraloría porque su jefatura no entregó la documentación solicitada a la comisión auditora. “Se desconoce la conclusión de su trabajo, considerando que a la fecha de formulación del presente informe no se encuentra dentro de los archivos de la municipalidad a pesar que esta comisión auditora solicitó en reiteradas oportunidades a Gerencia Municipal y Logística (área de Aduviri) el referido Inventario Físico 2009, con oficios Nros 026-2010-MPC-I/OCI de fecha 18 de febrero del 2010, N° 0133-2010-MPCI-I/OCI de fecha 01 de junio del 2010 y N° 0156-2010-MPC-I/OCI de fecha 23 de junio del 2010 -anexo N°15-, sin embargo no fueron atendidos”, precisa el informe.
Entre los destrozos de aquel 26 de mayo, figura la sede de la Contraloría donde los vándalos incendiaron y destruyeron documentación valiosa sobre los actos de corrupción, entre ellas el expediente que citamos en este informe.

.
Fuentes de la Contraloría en Puno, dijeron que extraoficialmente conocen de este tema pero que en efecto, el archivo fue incendiado.

El Abasto

Edición digita

El abasto2