Juliaca. Un estibador salvó de la muerte tras ser apuñalado en el cuello por su propio amigo quien enloqueció porque la víctima se negó a beber licor.
El lamentable hecho ocurrió al promediar las 5:00 horas de ayer en la vivienda de Santiago Grajeda Yana (43), ubicada en la avenida Universal, en la urbanización Taparachi.

LICOR LO CEGÓ
Los amigos Ignacio Rafael Quispe (47) y Santiago Grajeda Yana quienes trabajan como estibadores en el mercado Santa María, bebían desde la noche del miércoles, cuando decidieron continuar en la vivienda de Grajeda Yana.
Ya por la madrugada Santiago se sentía mal por ello decidió dejar de libar, este hecho enfureció a Ignacio Rafael que tomó un cuchillo de cocina y cogió a su amigo por la espalda para hacerle varios cortes a la altura del cuello.

AYUDA
Por fortuna vecinos llamaron a la policía tras escuchar algunos gritos de auxilio; a la llegada de los efectivos de la Comisaría Sectorial encontraron a Santiago Grajeda tirado en su cama en medio de un charco de sangre sin poder hablar, siendo llevado al hospital Carlos Monge Medrano. El médico de turno Percy Choque diagnosticó múltiples heridas punzocortantes en el cuello, quedando internado por la gravedad de sus lesiones.

CUCHILLO
Además, se encontró el cuchillo con el que la víctima fue agredida por su amigo.
El fiscal Wilbert Cerpa Quispe dispuso la detención preliminar de Ignacio Rafael, quien habría confesado el ataque, contando de que estaba en estado de ebriedad.
Ignacio Rafael será investigado por el delito de intento de homicidio, durante dos días; la Fiscalía solicitaría prisión preventiva para el estibador.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad