Ya no las encontramos en las tiendas, pero siguen viviendo en nuestra memoria y en la de nuestro paladar. Cuando éramos niños, ¿qué no éramos capaces de hacer por nuestra golosina favorita? Eran el premio perfecto, el sueldo mejor ganado y los centavos mejor invertidos.

.

Empecemos por los chocolates, los que nunca dejarán de ser una tentación. Blanco por dentro, marrón por fuera. Así era el Alí Babá: marshmallow bañado en chocolate. Podríamos decir que este dulce evolucionó y se convirtió en los pequeños Yo-Yo, infaltable en cualquier fiesta infantil que se respete.

.

Tampoco podemos olvidar al Chocomel, esos sobrecitos llenos de cocoa dulce. ¿Quién no se atoró alguna vez comiéndolo?

.

Y para los amantes del manjarblanco estaba Dulkito: delgados sachets repletos de este dulce de leche. Bastaba con morder una esquina del empaque para que el sabor azucarado explotara en tu boca. Solo apto para los más dulceros.

.

SALADO TAMBIÉN

.

Los snacks no se quedan atrás. En primer lugar tenemos al Tico tico, aquellas bolitas multicolor que muchos desearían que regresen a los quioscos (si el Sorrento lo hizo, ¿por qué no?).

.

Otro de los más queridos eran los Boliquesos, parecidos a los Chizitos –que felizmente todavía siguen con nosotros- pero con un intenso sabor a queso cheddar. Cuando uno los comía, la evidencia quedaba en nuestros grasosos dedos teñidos de color naranja.

.

PARA CHUPAR Y MASTICAR

.

Amarillo, rosado o rojo. Envuelto, parecía un largo y rectangular caramelo (por los extremos enroscados), pero se trataba de un chicle, el popular Dos en Uno.

.

Otra goma de mascar que definitivamente pertenece al salón de la fama es el Bolimbo, esa bola rosada súper hiper ácida. Masticarlo era definitivamente un reto, que no muchos podían enfrentar. Tampoco no podemos olvidar las gaseosas Sandy, 7 up, entre otras.

.

¿Qué golosina extrañas de tu niñez?

.

Yomax
inmobiliaria
Velatorio San Jose

Edición digita

Velatorio San Jose

Publicidad