Desde tempranas horas se encadenaron ayer en la puerta del Gobierno Regional de Puno, un grupo de dirigentes de la ciudad de Juliaca, acompañados por el consejero oficialista Roger Apana Quispe que pertenece a las filas del Proyecto de Integración para la Cooperación (Pico) exigiendo transparencia en la ejecución del millonario proyecto Hospital Materno Infantil que se inició recientemente.

Según los protestantes, en esta obra seguirían entrometiéndose los cuestionarios funcionarios que fueron censurados en el Consejo Regional, como César Edwin Guerra Ramos (exjefe de Supervisión) y Miguel Margas (exgerente de Infraestructura), donde el primero de ellos estaría asumiendo hasta como coordinador. Estos actos serían avalados por la Gerencia Regional de Infraestructura que está a cargo de Arnaldo Yana.

Bajo ese contexto, demandaron al gobernador regional, Juan Luque Mamani, transparentar la ejecución de esta obra de magnitud con profesionales idóneos, donde los plazos deban cumplirse.

Hasta mediodía de ayer los dirigentes permanecían en la Plaza de Armas, solicitando audiencia con Luque.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad