Ilave. A Ernesto Apaza Machaca, exservidor del Ejército, en un acto humanitario le brindaron cobijo en un ambiente de la infraestructura de la Casa Militar y donde funcionaba años atrás el Casino de Oficiales, con el fin de que pudiera generar ingresos para su beneficio personal, en vista que ya había dejado las filas del Ejército peruano.

Pero con el pasar de los años se fue quedando en un ambiente ubicado en el jirón Andino, frente a la Comisaría de Ilave. Según vecinos notables de la ciudad, el mencionado ciudadano aprovechó que el personal de oficiales y de tropa fueron reubicados en el norte del país a raíz del conflicto con Ecuador, tomando posesión como si realmente fuera el dueño del inmueble, que a la fecha ocupa con la fachada de un consultorio odontológico; con habilidad logró que el extinto presidente del barrio Alasaya le firmara un documento donde se le acredita como si fuera el dueño, ya que está en posesión, asimismo logra que un excomisario de la comisaría de Ilave también le firme documentos al igual que el expresidente del mencionado barrio.

Asimismo, en fechas pasadas sorprendió de igual manera a los funcionarios de Electro Puno, ya que había solicitado se le instale energía eléctrica; pero la audacia de Apaza Machaca va más allá, pues logra construir una habitación de material noble sin autorización alguna, es decir, sin contar con la licencia de construcción.

Por todas estas acciones el actual comandante Pando, del Fuerte Pachacútec – BIM 59, solicita a través del abogado del Ejército peruano, se realice una inspección en el lugar de los hechos, realizándose el día de ayer en horas de la mañana, con presencia del Dr. Julio César Chucuya, juez mixto de la provincia. Grande fue la sorpresa al ver que no solo pretendía apropiarse de un espacio de terreno, sino más bien de 6 habitaciones del segundo piso del Casino Militar, además que impedía el ingreso a personal del Ejército a dicho inmueble.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad