Tacna. Tras los incidentes de violencia ocurridos en la comunidad de Kallapuma, en la provincia de Tarata, lugar al que acudió el gobernador Omar Jiménez Flores y funcionarios del Gobierno Regional Tacna (GRT) para realizar una acción cívica y dialogar sobre el proyecto Vilavilani, fase I, el congresista Guillermo Martorell Sobero planteó instalar una mesa de diálogo entre representantes del gobierno regional y las comunidades campesinas que se verán afectadas con la ejecución del proyecto.

.
“Hay instancias especializadas en el manejo y solución de conflictos sociales y creo que en su momento debería de tomarse acción junto a ellos. Yo lamento cualquier incidente de violencia, es lamentable que no haya habido un diálogo abierto, franco y pacífico, espero que en los próximos días las aguas se calmen y que se discuta el proyecto”, sostuvo el parlamentario fujimorista.

.
Martorell rechazó la actuación del gobernador Omar Jiménez, quien agredió a la vicepresidenta de la comunidad de Maure.

.
Sobre la oposición de comuneros de las provincias de Chucuito y El Collao (Puno), así como de la provincia de General José Manuel Pando (La Paz, Bolivia), a la construcción del canal Vilachaullani para la conducción de aguas del río Maure a la ciudad de Tacna, Martorello Sobero dijo que el gobierno regional debe compensar a las comunidades para lograr el anhelado proyecto.

.
“Hay muchas poblaciones que se sienten afectadas con este proyecto, pero no hay que ser como el perro del hortelano, el río Maure discurre años de años (sin ser represado) y hoy que requerimos captar parte de sus aguas para solucionar un problema hídrico saltan los opositores. No hay que ser contrario a un proyecto cuando no hay razones justificadas”, dijo.

.
La autoridad parlamentaria sostuvo que el proyecto Vilavilani es necesario para el desarrollo de la región, por ello destacó la necesidad de hallar un entendimiento con la población de la zona andina.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad