¡Tensión para sus contrincantes! En marzo de este año la revista Memorias lanzó un sondeo de preferencias electorales en las 13 provincias de la región Puno, donde el exdirigente aymara, Walter Aduviri Calisaya, lidera seguido del minero Royer Saya y el expresidente Hernán Fuentes (tercer lugar); sin embargo, ahora el escenario, a un año y medio de las Elecciones Regionales y Municipales  del 2018, al parecer se le complica.

.

Según expertos en temas legales, Aduviri recibiría una pena privativa efectiva por la gravedad del caso en primera instancia a cargo del Juzgado Penal Colegiado de Puno que lleva el sonado caso “Aymarazo”; si ese fallo es confirmado por la Sala de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Puno (segunda instancia), la defensa del también excandidato a la presidencia regional podrá interponer recurso de casación a la Corte Suprema y si allí nuevamente sale desfavorable hacia el exdirigente, no podrá postular en los próximos comicios.

.

SIMILAR A “GOYO”

.

No obstante, si no hay un fallo condenatorio firme en contra de Aduviri por la Corte Suprema, que emite en casi un año su pronunciamiento final, Aduviri sin ningún problema podría postular a las elecciones del 2018 y hasta ser elegido.

.

El exrepresentante del organismo electoral, dijo en alusión a Gregorio Santos que pese a estar en la cárcel pudo postular en las elecciones presidenciales  pasadas y hasta participó en el debate.

.

FALLO DEL JUZGADO

.

Según el escenario actual, Aduviri y los imputados principales no asistirían a los alegatos finales debido a que se puede pedir para que la sentencia se ejecute inmediatamente (en el acto con orden de captura) o también puede indicar que se aplicará  cuando sea ratificado en última instancia (Corte Suprema).

.

TRES POSIBILIDADES

.

La Corte Suprema podría emitir el fallo final con tres posibilidades: Confirmar la sentencia, absolución y advertir vicios de nulidad (anulación de la resolución).

.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad