La feligresía de la ciudad de Puno celebró ayer la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, actividad conocida por la cristiandad como el Corpus Christi. La misa solemne fue oficiada por el párroco Elí Quispe Condori en la basílica de la Catedral desde las 08:00 horas.

La homilía contó con una nutrida presencia de devotos, pero se advirtió la ausencia de las principales autoridades de la ciudad y de la región. Participaron “los celadores de la Virgen de la Candelaria”, la hermandad del Señor de los Milagros, las escoltas de algunos colegios religiosos y los integrantes del Coro Catedralicio que entonó cánticos en quechua.

El sacerdote hizo un recuento de la génesis de la festividad, que data del siglo XIII, y en ella se evoca la importancia del cuerpo y la sangre de Cristo, entregados a la humanidad para el perdón de los pecados.
Explicó que antes se festejaba cada jueves después de la Santísima Trinidad, que este año cayó el último jueves 15 de junio, pero que los factores de la globalización obligaron a que esta se celebre el domingo siguiente.
Si bien en Cusco y otras ciudades del mundo se cumplió con la costumbre de jueves, en Puno se estila los domingos desde hace un buen tiempo.

“Ese pan dignifica a la humanidad, por eso cuando (Jesús) alza el pan dice ‘Esto es mi cuerpo que será entregado por ustedes..'”, enfatizó tras llamar la atención porque a veces ignoramos el cuerpo de Cristo. “Para nosotros los verdaderos cristianos, el cuerpo de Cristo es lo más importante…. Jesús habita en mí y yo en él , debes llevarte a Jesús a tu casa, en tu viaje; aliméntate de él, recibe la hostia, la comunión. Jesús nos invita a su fiesta (iglesia) y nos habla mediante su palabra… pero no recibimos la comunión”.

PROCESIÓN
Una vez concluida la misa solemne, los clérigos de los principales templos efectuaron una singular procesión, y en cada esquina de la Plaza de Armas de Puno, bendijeron el “Corpus Christi” iniciando por el templo San Antonio de Padua, luego San Juan…

En el corto recorrido procesional, los escolares portaban carteles sugerentes sobre la significancia del cáliz de fe. ¡Cuerpo de Cristo, pan de vida!, ¡El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna!, y otras frases.y

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad