La Rinconada. Ayer al promediar las 11 de la mañana, en la calle Principal, a la altura de Escuela Antigua, en el barrio Central del centro minero de La Rinconada, en una botica un trabajador minero por poco y pierde la vida al pedir en una botica que se le inyectara una sustancia.

El minero fue con su pareja a la botica, pidiendo que se le aplicara orín de zorrino en la vena, pero al poco rato estando por otro sector muy transitado de La Rinconada, se desvaneció, cayendo al suelo.
Se trata del ciudadano Franklin Mendoza Mamani, de 28 años de edad y natural de la provincia de Azángaro, quien luego de aplicarle la sustancia tóxica quedó inconsciente, pero sus familiares lo auxiliaron y lo trasladaron al Centro de Salud de La Rinconada, lugar donde fue estabilizado luego de aplicarle fuertes antibióticos para controlar la intoxicación.
Sin embargo, por la gravedad del caso, fue trasladado al Hospital Carlos Monge Medrano de la ciudad de Juliaca.

El médico de turno, Dr. Hilmen Cutipa Cahuina, diagnosticó un caso de intoxicación por sustancia desconocida (orín de zorrino). “Le hemos aplicado antibióticos fuertes para combatir lo que está en la sangre”, mencionó.

Mientras que personal de la Comisaría de La Rinconada se constituyó al Centro de Salud para iniciar con las diligencias de ley.

¿NEGLIGENCIA?
Por costumbre, pobladores del centro minero se hacen inyectar orín de zorrino en el glúteo, pero en la botica le aplicaron la sustancia en el brazo, vía intravenosa.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad