Puno. Ayer en la tarde se registró un atentado a la democracia y la violación flagrante de la Ley Oragánica de Municipalidades. Para las 17:00 horas, se citó a una sesión extraordinaria de concejo municipal, en la que se tratarían temas relevantes mas no que ameriten reserva, sin embargo se prohibió el ingreso a la población y los periodistas.

La puerta principal, ubicada en el jirón Deustua, fue cerrada con candado, y el personal municipal tuvo que abandonar el recinto por el portón de la cochera, situada en el jirón Ayacucho. Un grupo de serenos atrincherados en la puerta también obstruyeron el paso a algunos concejales que no conocían, incluida la primera regidora, Clotilde Pinazo Calsín.

El subgerente de Seguridad Ciudadana de la MPP, coronel EP (r) Walter Burga Pinedo, nos cortó el paso y luego de explicarle que la ley disponía que las sesiones de concejo son públicas y que él como autoridad estaba para garantizar y no entorpecer su cumplimiento, accedió, no sin antes que uno de sus hombres nos sacara a empellones.

En el Salón de Banderas, lugar donde iban a sesionar, la regidora Verónica Gálvez Condori, nos dijo que en efecto el acceso estuvo restringido y que pediría explicaciones al alcalde, ya que los puntos de la agenda eran la aprobación de una ordenanza para la elección en los centros poblados y, el debate de nulidad del Comité Electoral en el distrito de Salcedo, que mañana elige a su nuevo alcalde.

La primera regidora de la MPP, Pinazo Calsín, indicó que también ella fue impedida de ingresar. “Nosotros mismos hemos tenido esa limitación. Hemos tenido que entrar casi explicándoles que somos autoridades…”, expresó la primera regidora.

Según nuestras fuentes, no querían que se dé a conocer las denuncias que haría el gerente de Desarrollo Humano, José Luis Velásquez Garambel, quien un día antes presentó su renuncia al cargo.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad