Muchas dudas e incertidumbre ha despertado el adelanto de la sentencia a los 10 procesados por el caso del “Aymarazo”, que el último jueves ofició el Juzgado Colegiado de Puno, integrado por los jueces Jéssica Condori, Roger Istaña y Víctor Calisaya. En esta edición detallamos el contenido del fallo, con el objetivo de clarificar la complejidad del mismo.

.

Los magistrados se ciñeron a la acusación de dos delitos: extorsión agravada y disturbios.

.

Por el primero todos fueron absueltos, por unanimidad, porque se advirtió que no se configuraba dicho cargo, dado que según los jueces,  los inculpados -todos ellos dirigentes- fueron movidos por intereses ajenos a una ventaja indebida.

.

NO HUBO EXTORSIÓN

.

Istaña, el relator de debates, precisó que estos protestaron para exigir la derogatoria del Decreto Supremo 083-2007, que concesionó las tierras donde operaría la minera Santa Ana. No hubo extorsión, porque reclamaron un derecho, acorde con los derechos consuetudinarios que se impusieron a los vulnerados. Si bien hubo  bloqueos y entorpecimiento del servicio de transporte, estos se tornaron atípicos porque se enalteció el derecho a la tierra, a los recursos naturales, que son elementales. También citaron como jurisprudencia vinculante, el Convenio 169 de la OIT y derechos de libre determinación.

CONDENA A ADUVIRI

.

Sin embargo, el Juzgado Colegiado condenó solo al principal procesado, Walter Aduviri Calisaya, por el delito de disturbios, que desembocaron en los destrozos a entidades públicas y privadas el 26 de mayo de 2011, tarde conocida como “El jueves negro”. El resto de los procesados fueron absueltos, aunque la jueza Condori consideró que también debieron ser sentenciados Patricio Illacutipa, Gilver Chura y Rufino Machaca.

.

A Aduviri se le halló responsable de los cargos, porque se comprobó la teoría de autoría mediata, gracias a la prueba indiciaria que abunda en el expediente.

.

Los magistrados, por unanimidad, acordaron que el líder aymara habría tenido el “dominio de los hechos y dominio de voluntades”, ya que las aseveraciones que diera como presidente del Frente de Defensa de los Recursos Naturales, fueron consideradas como arteras amenazas que luego se cumplirían. Se detalla las advertencias que hiciera, que si no derogan el Decreto Supremo 083, no respondía por la radicalización de las protestas.

.

Además, el 5 de junio hizo un llamado a la tregua para que se produjeran las elecciones. Así fue, y por ello el colegiado coincidió que él tuvo autoría mediata porque dirigía sistemáticamente esas protestas.

.

APLICACIÓN DE LA CONDENA

.

La sentencia será aplicada una vez que quede consentida y ejecutoriada, pero no como señalan algunos medios de comunicación, que sería en última instancia.

.

Entendidos en derecho opinan que esta podría ser confirmada por la Sala Plena, en vías de apelación, ya que ese día podrían revocar ese extremo y dictar el internamiento en el penal; también anular el fallo y volver a realizar el juicio oral; o reformularlo, dejando que su aplicación sea cuando se agoten eventuales apelaciones.

.

De darse este último caso, Aduviri podrá desplazarse libremente durante el periodo electoral, al cual se prevé postularía al Gobierno Regional Puno, de lo contrario vería ese escenario en la clandestinidad.

.

NO LE REBAJARON PENA

.

Se debe aclarar que el Juzgado no rebajó la pena, pues los 7 años impuestos son los solicitados por el fiscal Juan Monzón. Lo que sucede es que, al abolirse el delito de extorsión agravada que postuló la Fiscalía, solo quedaba el de disturbios, y de acuerdo a la norma este se grava desde 6 a 8 años de cárcel.  Los jueces, aplicando el “sistema de tercios”, le impuso lo mismo que sustentó la acusación, es decir 7 años.

.

DESVIRTÚAN ‘MANEJOS’

.

Aduviri declaró que, en plena audiencia, uno de los jueces habría dicho que ‘tenía recomendaciones de terminar rápido este jucio’. El presidente de la Corte Superior de Justicia de Puno, Oscar Ayestas Ardiles, desvirtuó que nadie recomendó nada, y que los jueces actuaron con libertad e imparcialidad, incluso opinó que por ello el fallo tuvo voto discordante y, además, el extremo de la aplicación se dio con discresionalidad.

.

 

 

fleming

Edición digita

Publicidad