Arequipa. Entre los años 2009 y 2015 se empezaron a construir obras de desagüe en Socabaya, Characato, Paucarpata y Hunter, pero nunca se concluyeron. En total son cuatro.

.
Cincuenta mil pobladores de estos distritos iban a ser beneficiados con los proyectos, valorizados en más de 58 millones de soles. Sin embargo, ahora varios vecinos viven al lado de aguas servidas que se arrojan a torrenteras, quebradas y ríos. Sucede que los desagües, como quedaron inconclusos, no fueron conectados al sistema matriz de la ciudad, pero los pobladores, cansados de usar silos por décadas, los usan.

.

Desagüe y basura a menos de cuatro metros de las viviendas. Usaron conexiones inconclusas.

.

.

CHARACATO Y SOCABAYA

.
En el 2012, la gestión de Juan Manuel Guillén, expresidente del Gobierno Regional de Arequipa (GRA), invirtió más de 10 millones de soles en un proyecto de agua y desagüe para 11 pueblos de Characato y Socabaya.

.
La obra consistía en la creación de buzones, conexiones domiciliarias y una planta de tratamiento de aguas servidas que no se hizo. La población, dos años después, optó por usar el sistema. Los desechos terminan en una torrentera del sector, la cual se encuentra en medio de la zona urbana.

.
El presidente del Frente de Defensa del Pueblo Joven Horacio Zeballos, Aurelio Cahuana, culpó al GRA y a Sedapar de no concluir el proyecto. “Se comprometieron a terminar el proyecto; estamos cansados de que no se haga nada”, dijo.

.
Hace unos días, el Consejo Regional de Arequipa (CRA) declaró en emergencia sanitaria 10 asentamiento humanos de Characato y el pueblo joven Horacio Zeballos Gámez ubicado en Socabaya. Once en total.

.
Un estudio realizado por el departamento de Epidemiología de la Gerencia Regional de Salud determinó que las más de 20 mil personas que viven en los 11 pueblos afectados sufren de enfermedades diarreicas. Este problema de salud pública afecta principalmente a menores de 5 años y es originado por el mal uso de pozos sépticos.

.

Las aguas servidas de más de mil familias discurren por una torrentera. El olor es fuerte.

.

PAUCARPATA Y CHIGUATA

.
Algunos sectores de las partes altas de Paucarpata y parte baja de Chiguata han convertido las torrenteras de la zona en un vertedero de aguas servidas.

.
En el 2011, la gestión del expresidente regional Juan Manuel Guillén ejecutó el proyecto de mejoramiento del sistema de agua potable, desagüe y alcantarillado en el sector. Se invirtió más de 36 millones de soles en un proyecto que no concluyó.

.
Las tuberías, que quedaron abandonadas por años, son utilizadas por los pobladores de los comités 10 y 13 del sector Cerrito Huajsapata. Las heces y aguas servidas discurren por ellas y van a dar a una torrentera ubicada a pocos metros de algunas viviendas de la zona.

.
MIGUEL GRAU

.
En la Asociación de Vivienda El Malecón Chorrillos, ubicada en el Pueblo Joven Miguel Grau (Paucarpata), la situación es más crítica. Solo 4 metros separan a unas 15 familias de una torrentera llena de aguas servidas y basura.

.
Hace 8 años, el exalcalde de Paucarpata Justo Mayta inivirtió más de 645 mil soles en la implementación del proyecto de desagüe en la zona. Este comprendía conexiones domiciliarias y otros componentes que presentan deficiencias: por ejemplo, se construyó un buzón matriz al otro lado de la torrentera, pero como presentaba fisuras, nunca se usó.

.
Los pobladores, cansados de usar silos por más de 38 años, optaron por utilizar las conexiones de desagüe del proyecto inconcluso para desviar sus aguas servidas hacia la torrentera que se encuentra cruzando la vía de un solo carril.

.
Ante las protestas de los pobladores, el actual alcalde del distrito, Luis Cornejo Nova, se comprometió a concluir el proyecto, pero hasta el momento no se ha hecho nada.

.
“Hay incapacidad de gestión. Se debió actuar para declarar la zona en estado de emergencia, pero no se hace nada; la población está en riesgo”, dijo el regidor de minoría Víctor Monca.

.

HUNTER

.
En Hunter la situación es similar. Otro de los proyectos de desagüe que quedó inconcluso y que actualmente genera contaminación, y no solo de cultivos agrícolas, sino también del río Socabaya, es el que se encuentra en el pueblo tradicional Tingo Grande.

.
En el 2014, la gestión del exalcalde del distrito Santiago Manrique destinó más de 12 millones de soles para construir el sistema de agua y desagüe en la zona, pero la obra también quedó inconclusa.

.
La gestión actual, de Simón Balbuena, decidió concluir el proyecto con la creación de una planta de tratamiento de aguas servidas, con biodigestores.

.

Se invirtió más de 1 millón de soles. Pero en temporada de lluvias la obra se hundió debido a la humedad del suelo y quedó prácticamente inutilizable. Algunos vecinos adaptaron las nuevas conexiones para desfogar las aguas servidas al río Socabaya. Otros, al margen del proyecto, siguen contaminando el afluente como siempre lo han hecho.

.

CULPAN A ALCALDES

.
La representante de la Fiscalía del Ambiente, Carolina Cáceres, responsabilizó a las autoridades de la contaminación.
“Las municipalidades son las responsables; están incumpliendo funciones establecidas en el Art. 377 del Código Penal. No deberían permitir estos casos”, dijo.

.
La fiscal también condenó el accionar de la población, que sin ningún reparo contamina el ambiente. “Hay gente que invade y luego exige servicios que el Estado no está en condiciones de brindar; ellos mismos se exponen”, agregó.

.

vitplanet
inmobiliaria

Edición digita

Buscas casa
aire acondicionado

Publicidad