Arequipa. Entre abril y diciembre de 2016 el Consorcio Hospital Arequipa (CHA) terminó de construir el Centro de Hemodiálisis del Hospital Honorio Delgado Espinoza. Para hacerlo subcontrató a 4 empresas que, ahora, acusan a la constructora de no pagarles por sus servicios.

.

Todo empezó en octubre de 2015, cuando el Gobierno Regional de Arequipa licitó la obra que estaba abandonada, pues el expresidente regional Juan Manuel Guillén empezó el proyecto, pero no lo concretó.

.

El Consorcio Hospital Arequipa, integrado por las empresas Neso Constructora S.A.C., Eralma Constructora S.A.C. y Assignia Infraestructuras S.A. – Sucursal del Perú, fue el único postor. Y se adjudicó la obra por S/ 4 millones 719 mil 152.16. Eso fue en diciembre de 2015.  Los representantes de las empresas tercerizadas aseguran que ellos hicieron todo el trabajo.  Empezó como una cadena de subcontratas. Así, el consorcio contrató a la empresa OM2E Arquitectura Diseño y Construcción S.A.C, representada por Óscar Espinoza Estrada para que remuevan la tierra y coloquen cerámicos de la infraestructura. El Consorcio Hospital Arequipa supervisaba los trabajos desde Lima a través de Luis Alberto Argote García, administrador y representante de la firma en Arequipa.

.

En abril de 2016 OM2E empezó el levantamiento de tierras y contrató a Anthony Torres Guerra y su empresa 2 Torres Constructoras S.A.C. Según cuenta Torres Guerra, alquilaba maquinaria pesada a Espinoza Estrada para las obras y, aseguró, que por este servicio le deben S/ 13.500. Lo mismo le pasó a Henry Tineo, contratista especializado en enchapados e instalaciones sanitarias. OM2E le debe a Tineo S/ 3.700, desde abril de 2016.
Shiomara Tejada Durand, una vecina de la zona que llevaba el almuerzo para los obreros que trabajaban en la obra, también reclama que OM2E le debe más de S/ 5 mil.  “Oscar Espinoza prometió pagarnos a todos, pero mientras más tiempo pasaba más excusas se le ocurrían”, cuenta Tineo.

.

Sin embargo, en junio de 2016, Espinoza Estrada les comunicó que se declararía en quiebra y que no podría pagarles lo que les debía. Torres, Tineo y Tejada se quedaron en el aire.  Y Estrada desapareció. “Cambió de teléfono y en el número (de teléfono celular) que tenemos contesta una mujer que siempre lo niega”, contaron los proveedores.

.

CABEZAZOS DE ERALMA
En junio de 2016 la empresa Eralma Constructoras, una de las que integraban el Consorcio Hospital Arequipa, apareció en escena y se negó a pagar la deuda que dejó OM2E.  A pesar de la mala experiencia con OM2E, Tineo y Torres siguieron trabajando en la construcción del Área de Hemodiálisis. Y Shiomara Tejada siguió llevándoles los menús para los obreros. Al principio Eralma les pagó puntualmente. Argote García se volvió el intermediario entre los proveedores y la empresa Eralma. Veía los pagos y quejas de los proveedores.

.

Conforme la obra avanzaba Eralma contrató a Madelin Torres Flores, dueña de Distribuciones Raval E.I.R.L., para que les provea de cerámicos e insumos para el enchapado.  “Desde diciembre no me pagan, me han pedido las facturas 5 veces y nada. Me deben mil soles”, cuenta Torres.
Eralma empezó a acumular deudas con varios proveedores. Entonces Anthony Torres les dio un ultimatum: o le pagaban o dejaría de darles sus maquinarias. Aunque no hubo pago alguno, en agosto de 2016 la empresa más grande del Consorcio Hospital Arequipa, Assignia Infraestructuras, inició las obras de reubicación del hospital de Cotahuasi.

.

Sucede que Assignia, junto a Dextre+Morimoto Arquitectos S.A.C. y Neptuno Contratistas Generales S.A.C, ganaron la licitación para la construcción de los hospitales de Cotahuasi y Chala en diciembre de 2015 (al mismo tiempo que ganaban la construcción de hemodiálisis). Henry Tineo y Anthony Torres aseguran que entonces Luis Argote les convenció para que realicen las obras de Cotahuasi. Y les habría prometido pagarles toda la deuda. Las empresas trabajaron en la obra desde agosto hasta octubre de 2016. De este último trabajo se le debería S/ 5 mil a Henry Tineo y S/ 70 mil a Anthony Torres.

.

“PAGAMOS A TODOS”
Sin Fronteras se comunicó telefónicamente con una representante de Eralma en Lima.  Se identificó como Deysi, pero no quiso dar sus apellidos.
Y aseguró que la empresa ya pagó a todos los proveedores. “Nosotros hemos liquidado toda la obra y no tenemos deudas. Solo le debemos a 2 proveedores en Lima. En Arequipa todo está cancelaro”, enfatizó.

.

El gerente regional de Supervisión y Liquidación de Proyectos del GRA, Edy Ñaca Bailón, ha dicho que la Región no puede hacer nada por los proveedores.  “Ya liquidamos la obra en mayo. Nosotros podríamos pedirle a la empresa que se ponga al día, pero lo mejor sería que los proveedores la denuncien ante la OCSE”, dijo.

.

El supervisor de la obra, enviado por el GRA, Edward Flores, recomendó que lo mejor sería que los proveedores presenten su denuncia y las pruebas ante el Ministerio de Trabajo o la OCSE. Tratamos de comunicarnos en repetidas ocasiones con Luis Argote; sin embargo, no contestó su teléfono celular. La dueña de Raval llamó a Argote en nuestra presencia. Contestó un varón que dijo desconocer a Argote. Pero el número telefónico al que se le llamó fue el mismo que Deysi nos dio para comunicarnos con el empresario. Los empresarios que habrían sido timados por Eralma aseguran que la empresa aún no les pagó nada. “Si dicen que nos han pagado, entonces que presenten las pruebas”, los retó Henry Tineo.

.

¿EQUIPOS MALOGRADOS?
El 30 de diciembre de 2016 la gobernadora regional Yamila Osorio Delgado inauguró el Centro de Hemodiálisis. Asistieron los congresistas Ana María Choquehuanca y Justinianno Apaza, junto al, por entonces, recién nombrado gerente de Salud, Gustavo Rondón.

.

La nueva sede desaparecería las colas para el tratamiento nefrológico de los 200 pacientes semanales que llegaban al Honorio Delgado.
Fue 10 años de espera. No obstante, luego de 3 meses de la inauguración, la obra aún estaba en etapa de liquidación. 4 informes del inspector de obras del GRA, Edward Flores Molina, fechados en marzo y abril de 2017, advertían que había varios problemas en los equipos e infraestructura del nuevo centro nefrológico.

.

El informe Nº59-2017 del 15 de marzo, por ejemplo, fue enviado al gerente regional de Supervisión y Liquidación de Proyectos, Edy Ñaca Bailón, advirtiéndole que las máquinas de hemodiálisis no funcionaban bien. Se observaba que el flujo de las máquinas dializadoras se paraban. Esto causaría que la sangre envenenada que se extraería del paciente regresara al organismo del enfermo, envenenándolo.

.

El extractor de aire de la sala 3 no arrancaba, las balanzas eléctricas no tenían cables, los tableros de distribución eléctrica no fueron instalados y tampoco se cumplió con la capacitación del personal médico para el uso de las máquinas de hemodiálisis. Y en la carta Nº237 remitida a Ernesto Málaga Fattorini, representante del consorcio en Lima, le exhortaba a que levante las obervaciones que ya tenían 21 días sin ser atendidas. En todo caso, decía la comunicación, la empresa tendría que asumir los daños con el coste de la garantía que entregó al GRA antes de ejecutar la obra. Mas todo indica que eso nunca ocurrió.

.

 

Texto: Roberth Orihuela Quequezana

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad