¡Caso fortuito! Cerca a la medianoche del último domingo los especialistas en ginecología del hospital Manuel Núñez Butrón, fueron alertados por la llegada de una menor de 13 años de iniciales L. M. Ch. M. quien ingresó convulsionando y a su corta edad llevaba un embarazo de 38 semanas. En el nosocomio trascendió que el embarazo de la menor sería producto de la violación de un familiar cercano.
Durante la intervención la menor ya estaba con óbito fetal, es decir, con el bebé muerto en el útero antes de su nacimiento. Ella ingresó con un diagnóstico de preeclampsia materna, tras la operación, fue ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) donde hasta el cierre de la edición aún permanecía.

AUXILIADA
Supimos que el domingo en la mañana, la madre de la menor, identificada como Alipia Manuelo (42), fue quien la encontró convulsionando en su vivienda ubicada en la comunidad de Ccapia, del distrito de Kelluyo, trasladándola de inmediato hasta el centro médico de Pisacoma, de donde por la complicación la evacuaron hasta el hospital de Desaguadero, pero por la gravedad fue referida al hospital puneño.

En el nosocomio Alipia dijo desconocer el embarazo de su hija. “Yo no sabía que estaba embarazada, mi hija no me dijo nada”, sollozó.
Al respecto, el jefe del Departamento de Ginecología -Obstetricia, Robert Molleapaza, informó que una de las causas de la muerte y gravedad de la menor gestante fue por la ausencia de un control prenatal. “Hacemos lo posible para mantenerla estable a la adolescente, su caso es grave”, dijo.

¿VIOLACIÓN?
Por la gravedad del caso ayer en la mañana una comisión de Diresa se constituyó hasta UCI del hospital y supimos que el Ministerio Público habría intervenido de oficio debido a la presunción de que el embarazo de la menor sea producto de una violación, quede momento no se sabe. La menor deberá contar lo sucedido en cuanto se recupere; ella viviría dentro de una familia disfuncional.

inmobiliaria
vitplanet

Edición digita

aire acondicionado
Buscas casa

Publicidad